Los difusores del vídeo de Sostres, "brazo armado de la peor indecencia"

.

¿Qué es más censurable, hablar de "vaginas" de menores de edad, "que aún no huelen a ácido úrico, que están limpias" en una pausa publicitaria y despreciar a niños marroquíes que han acudido como público a un programa de televisión, o que se hagan públicas esas declaraciones porque alguien las grabó antes y lo difundió? Para todos, excepto para el pillado y los responsables de la cadena pública donde se explayó -de la dirección de Telemadrid a la presidenta de la autonomía- es más grave lo primero, y por eso desde distintas instancias se reclama la condena social para el autor, Salvador Sostres, también colaborador de El Mundo. Un centenar de trabajadores de este diario han pedido a la dirección que "reflexione" sobre si es oportuno que Sostres siga escribiendo allí.  
En el diario de Unidad Editorial contesta Sostres a las críticas, en un artículo titulado La vida de los otros, como la película que recrea la vida de un oficial de la Stasi que tiene que vigilar a una pareja.
Lejos de disculparse o justificar sus palabras, para Sostres "los medios que lo han difundido han actuado en este caso, como en tantos otros, como el brazo armado de la peor indecencia", y carga contra los sindicatos de la cadena pública, por no condenar la filtración de las imágenes captadas antes de que comenzara el debate Alto y claro.
Por su parte, la directora general de Telemadrid, Isabel Linares, ha anunciado que pondrá en conocimiento de la Policía la filtración del vídeo "por si fuera constitutiva de delito al ser una utilización ilegítima de unas imágenes con el objetivo de causar daño".
Linares ha querido dejar claro que "los comentarios se producen antes de comenzar la emisión del programa y a micrófono cerrado", y ha optado por no dar su "opinión privada" por ser, también, "privada".
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha insistido en que las polémicas declaraciones formaban parte de "una conversación privada".
Aguirre ha dicho que está "muerta" si reproducen "cualquier conversación privada" suya. Precisamente, la presidenta madrileña protagonizó una de las polémicas de principio de año, cuando . un micrófono la cazó llamando "hijo de puta" a alguien a quien muchos identificaron como el alcalde madrileño, Alberto Ruiz Gallardón
La secretaria de Políticas de Igualdad del PSOE, Soledad Cabezón, exige al PP que actúe y pida la dimisión de los periodistas Isabel San Sebastián y Salvador Sostres tras "las declaraciones machistas y de apología de la pederastia y el racismo" que se oyeron al segundo en Alto y claro, el programa que dirige la periodista en Telemadrid y que "se paga con el dinero de todos los ciudadanos".
Mercedes de la Merced, la presidenta de la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad, ha sido de las pocas militantes del PP que insta a Sostres a "guardar las formas" cuando difunda sus opiniones en televisión, y más ante un público infantil en el plató.
Un centenar de rabajadores de El Mundo, donde Sostres es uno de los colaboradores estelares, ha pedido a la dirección del diario que "reflexione " sobre la "deriva pseudodelictiva de un escribiente que -con deliberada pirotecnia provocativa- no sólo daña los principios fundacionales de este diario, sino que hace apología de la mayor de las vilezas en cada texto".
Así, reproducen ejemplos de sus escritos. Como cuando dijo que Maragall era adicto a la bebida y que el alcohol mermaba su capacidad mental . O que "el talento es algo connatural al hombre como la belleza a la mujer". O, sobre los muertos de Haití, que "el mundo hace limpieza" y que "sólo los mejores perduran".