El director financiero de Netflix, David Wells, relevado

David Wells, director de Finanzas de Netflix.David Wells, director financiero de Netflix.

La compañía liderada por Reed Hastings planea emitir deuda por 1.743 millones de euros para sufragar la producción y adquisición de contenidos, así como potenciales compras y transacciones estratégicas.

David Wells dejará su puesto de director financiero de Netflix, aunque antes ayudará a la empresa a encontrar a un sucesor entre candidatos internos y externos. Wells, que se unió a la plataforma de streaming con sede en Los Gatos (California) en 2004 y ha sido el director financiero desde 2010, se quedará hasta el traspaso "para garantizar una transición sin sobresaltos", ha informado la compañía.
"Después de hablar con Reed (Hastings, líder de la empresa) sobre mis deseos de hacer un cambio, acordamos que éste era el momento adecuado para elegir al próximo líder financiero, ya que la empresa tiene una sólida posición financiera y fascinantes planes de crecimiento. En lo personal, pretendo centrarme más en la filantropía y me gustan los grandes desafíos, pero todavía no sé qué resultará", señaló en un comunicado.
Wells "supo administrar hábilmente las finanzas durante una etapa de crecimiento espectacular que nos permitió crear y ofrecer un entretenimiento increíble a los miembros de todo el mundo y proveer sobresalientes ganancias a inversores", declaró Reed Hastings, director ejecutivo de Netflix. 
El anuncio de la salida de Wells se produce horas después de que se supiera que Netflix planea realizar una emisión de deuda senior denominada en dólares y euros por un importe agregado aproximado de 2.000 millones de dólares (1.743 millones de euros), con la que la compañía sufragará la producción y adquisición de contenidos, así como potenciales compras y transacciones estratégicas, informó la multinacional.
Netflix precisó que la emisión de deuda estará sujeta a las condiciones del mercado entre otras consideraciones y se dirigirá a inversores institucionales cualificados dentro y fuera de Estados Unidos.
Asimismo, la plataforma de streaming apuntó que el tipo de interés de estos valores, así como su fecha de vencimiento y otros factores se determinarán a través de las negociaciones entre Netflix y los compradores.
"Netflix pretende usar las plusvalías netas de esta oferta a propósitos generales de la empresa, que podrían incluir la adquisición de contenidos, la producción y el desarrollo, inversiones de capital y potenciales adquisiciones y transacciones estratégicas", indicó la multinacional en un comunicado.
Netflix cuenta con un rating BB- (calificación de crédito) con perspectiva estable por parte de S&P Global, mientras la agencia Moody's asigna a la deuda de la compañía una calificación Ba3 con perspectiva estable, lo que en ambos casos supone una nota dentro del grado especulativo o bono basura.