La versión en español de 'Charlie Hebdo', gratis en Internet

.

El dibujante catalán Carles Romeu está traduciendo al castellano el primer número de Charlie Hebdo tras el atentado de París, y podrá leerse gratis en la web del semanario francés "entre este jueves y viernes". Lo han explicado a Europa Press fuentes de Reporteros Sin Fronteras, entidad que ha encargado a Romeu la traducción, que "muy probablemente" también difundirá la ONG a través de su página web.
"Se están haciendo todos los esfuerzos para que la revista esté disponible en castellano inminentemente", han precisado las citadas fuentes, que también han destacado que distribuir gratuitamente la revista permitirá una mayor difusión de su contenido.
Charlie Hebdo ha conseguido recaudar cerca de un millón de euros en donaciones de personas anónimas para seguir con su trabajo después del atentado perpetrado el pasado 7 de enero contra la revista satírica francesa, que dejó 12 muertos y 11 heridos. Presse Pluralisme, que coordina la colecta, ha explicado que esta cifra es la suma de las donaciones realizadas por unas 14.000 personas anónimas, sin contar las hechas directamente a la cuenta bancaria habilitada al efecto, según ha informado Le Figaro.
Tampoco incluye las donaciones efectuadas por otros medios de comunicación, como el diario británico The Guardian, que ha aportado unos 128.000 euros, o por grandes empresas, como Google, que ha comprometido 250.000 euros.
El Ministerio de Exteriores de Irán, por su parte, ha condenado la portada del semanario y ha descrito la caricatura que aparece en ella como "un movimiento provocativo y repetido". "Condenamos este movimiento provocativo del semanario francés porque hiere los sentimientos de los musulmanes", ha sentenciado la portavoz, Marziyé Afjam. "El abuso de la libertad de expresión en Occidente es inaceptable", ha subrayado, según recoge la agencia iraní Tasnim.
La condena se ha producido tras la publicación del número especial, bautizado como "la edición de los supervivientes", en el que se muestra en portada la caricatura de Mahoma llorando y con una insignia en la que se lee el mensaje ampliamente utilizado tras los atentados Je suis Charlie' (Yo soy Charlie). La edición de tres millones de copias se ha agotado en menos de una hora en Francia.