La "ceguera intencionada" de Rupert Murdoch

Rupert Murdochmediaset.es

.

La comisión de investigación parlamentaria británica sobre el escándalo de la escuchas telefónicas del periódico News of the World ha concluido que el magnate Rupert Murdoch "no es la persona adecuada" para ejercer el liderazgo de "una compañía internacional" y ha criticado su gestión al frente del conglomerado mediático News Corporation por haber demostrado "una ceguera intencionada" ante las prácticas ilegales que realizaban los periodistas del desaparecido tabloide sensacionalista, según ha informado la BBC.
Rupert Murdoch "no es la persona adecuada para ejercer la administración de una compañía internacional", reza el informe final aprobado por los parlamentarios que integran la comisión que ha investigado la ética periodística en el caso de las escuchas telefónicas realizadas por el diario británico.
Los parlamentarios han interrogado a periodistas y jefes de News of the World, a agentes de la Policía y a los abogados de personas afectadas por las escuchas telefónicas ilegales.
La conclusión más crítica de la comisión parlamentaria es que Murdoch ha hecho gala de una "ceguera intencionada" ante las prácticas ilegales que se estaban realizando en News of the World y que tanto el semanario como su matriz, el grupo News International, han "engañado" al Parlamento en sus comparecencias sobre las escuchas telefónicas.
El informe señala que Rupert Murdoch tiene "una gran capacidad de recordar y comprender detalles cuando le conviene". "Concluimos que (...) no tomó las medidas necesarias para informarse adecuadamente sobre las escuchas telefónicas y que hizo la vista gorda y tuvo una ceguera intencionada ante lo que estaba ocurriendo en sus empresas y publicaciones", añade.
Sin embargo, los miembros de la comisión se han mostrado divididos (seis contra cuatro), ya que los miembros del Partido Conservador se han negado a respaldar el informe porque lo consideran "parcial". La legisladora Louise Mensch ha opinado que es "una verdadera vergüenza" que la credibilidad del informe, realizado por parlamentarios laboristas, se vea "dañada" por ello.
Los tories se negaban sobre todo a afirmar que Murdoch "no es la persona adecuada" para dirigir una multinacional. Uno de ellos, Philip Davies, ha declarado en una rueda de prensa que la comisión no ha visto "ni una sola prueba" que respalde esa conclusión "completamente absurda".
La comisión de investigación parlamentaria inició sus trabajos en julio de 2011, tras las últimas revelaciones en prensa sobre las escuchas telefónicas, en concreto el pinchazo a la familia de la joven estudiante Milly Dowler, secuestrada y posteriormente asesinada, y a las víctimas de los atentados perpetrados en Londres el 7 de julio de 2005.
Para elaborar sus conclusiones, los parlamentarios han escuchado el testimonio de Rupert Murdoch y de su hijo, James Murdoch, responsable de News International, la empresa que engloba los diarios británicos de News Corporation.
News Corporation ha dicho en un comunicado que está "analizando detenidamente" el informe y que responderá al mismo dentro de poco tiempo. "La empresa reconoce totalmente las malas prácticas realizadas en News of the World y pide disculpas a todas las personas cuya intimidad fue invadida", ha añadido.
Aunque no pueden imponer sanciones, han propuesto que se realice una votación en la Cámara de los Comunes para decidir si una serie de testigos han despreciado al Parlamento y, si lo han hecho, obligarlos a disculparse. La comisión ha criticado específicamente a tres antiguos altos cargos de News International por presentar pruebas engañosas.
Según los parlamentarios News Corporation trató de "ocultar en lugar de detectar las malas prácticas y sancionar a los responsables". Además, creen que News of the World y News International engañaron a la comisión sobre la verdadera naturaleza y el alcance de las investigacions internas que afirmaban haber realizado sobre las escuchas telefónicas".
James Murdoch dijo a la comisión el pasado verano que no había visto un correo electrónico que indicaba que en el tabloide las escuchas eran una práctica más extendida de lo que se había reconocido en un principio. Esa "ignorancia deliberada" del hijo de Rupert Murdoch sobre lo que estaba sucediendo "plantea dudas sobre su competencia", subraya el informe.
Los parlamentarios también han reprochado al director de la Fiscalía de Inglaterra y Gales, Keir Starmer, y al subcomisario interino de la Policía Metropolitana, John Yates, que no se asegurasen de que los supuestos delitos se investigaban adecuadamente.
Aunque en un principio News International afirmó que las escuchas solo las había realizado un reportero, desde que surgió el escándalo se han contado más de 6.000 posibles víctimas, la empresa ha acabado indemnizando a decenas de personas por escuchas realizadas entre 2001 y 2006 y la Policía ha realizado varios arrestos