‘El Mundo’ vive de las rentas tras fracasar en su gestión de cuatro canales

Veo TVmediaset.es

.

Aún no se han cumplido dos años del apagón analógico y El Mundo ya no gestiona ninguno de los cuatro canales del múltiplex por el que tanto peleó y que consiguió bajo el mandato de Zapatero. Ahora vivirá de las rentas, mientras otros se ocupan de generar contenidos y ganar el favor de los espectadores.
Con el lanzamiento de Discovery Max se completa el proceso de externalización. Este canal de entretenimiento de no ficción ocupa la frecuencia de Veo, que durante mucho tiempo fue la gran esperanza blanca del equipo que comanda Pedro J. Ramírez.
De aquello tan solo va a quedar una tertulia en el prime time de lunes a miércoles, y en la medianoche del jueves, con el marchamo del periódico de Unidad Editorial.
La compañía se desembaraza así de un canal que no ha conseguido atraer a la audiencia (cerró sin llegar al punto de cuota) ni alcanzar la rentabilidad. En 2010 –últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil-, Veo TV perdió 2,14 millones de euros, que se sumaban a los 5,125 millones de números rojos del ejercicio anterior. Y la facturación publicitaria del año pasado no hace prever que 2011 fuera mejor.
Según el último Infoadex, de enero a septiembre de 2011 Veo TV ingresó por anuncios 11,8 millones de euros, frente a los 17,7 millones de todo 2010.
Y en ese ejercicio, salvó las cuentas por el canon que abonó Sony para alquilar su canal: 7,3 millones.
Así que ese mismo año, El Mundo pidió al Consejo de Ministros –y le fue concedida- autorización para arrendar otra de sus licencias, en este caso a 13TV, que comenzó a operar en noviembre de 2010.
El canal católico paga al año a Unidad Editorial unos seis millones de euros (un 35% más del coste), tasa que está asfixiando sus balances y que podría llevarle al cierre en no muy largo plazo.
Poco antes de alquilar la frecuencia a 13TV, UE cedía otro canal a Mediapro, que lo explota bajo el nombre de Marca y que, como Veo, todavía no ha alcanzado el 1% de audiencia.
Por entonces, la compañía también fichó a un equipo liderado por Ernesto Sáenz de Buruaga con el objetivo de dar una sacudida a Veo, pero aquel proyecto no llegó a concluir la temporada. 
En 2010, Unidad Editorial cerró sus cuentas con unas pérdidas de 17 millones de euros. 3,5 millones más que en 2009.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.