Prisa vende el 56% de Canal + a Telefónica por 707 millones de euros

Sede de Telefónicamediaset.es

.

Prisa ha vendido el 56% de la plataforma de televisión de pago Canal + a Telefónica por un precio inicial de 706,81 millones de euros, frente a los 750 millones de euros acordados en su momento tras ajustes por variables y la caída del negocio, según ha informado el grupo de comunicación en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La compañía ha anunciado que, de este importe, ya ha recibido de Telefónica en pago inicial un 80% del precio, esto es, 565,45 millones de euros.
Para fijar el precio final, aún falta por conocer el importe que finalmente pueda cobrar Canal + de Mediapro, como consecuencia del laudo emitido en el marco del procedimiento arbitral instado por dicha plataforma en una de las batallas de la guerra del fútbol.
Completada la venta, Prisa se centrará a partir de ahora en el desarrollo de sus negocios principales -educación e información-, en continuar con su política de reducción de su apalancamiento y reforzamiento de su balance y en el crecimiento en América Latina, ha indicado el grupo.
La compra de la plataforma de televisión de pago por parte de Telefónica obtuvo luz verde de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la pasada semana, tras aprobar el pleno del Consejo la operación con condiciones.
Una vez cumplido este requisito, la operación ha pasado por el ministro de Economía, Luis de Guindos, que ha dado el visto bueno a la operación sin elevarlo al Consejo de Ministros, informaron a Europa Press fuentes conocedoras de la operación.
El regulador presidido por José María Marín Quemada aceptó la pasada semana los últimos compromisos propuestos por Telefónica para hacerse con el 100% de la plataforma, sometidos a vigilancia durante un periodo de cinco años, prorrogables tres años más.
Entre estas limitaciones se incluye que los competidores podrán acceder a un máximo del 50% de los canales premium que integran la oferta mayorista de Telefónica -los que cuentan con contenido de estreno en exclusiva o eventos deportivos como el fútbol, fórmula 1, Moto GP y los Juegos Olímpicos- a precios que aseguren la "replicabilidad" y eviten situaciones de "estrechamiento de márgenes".
En cuanto al periodo de exclusividad, Telefónica deberá limitar a tres años la duración de sus contratos de adquisición de contenidos y renunciar a los derechos de adquisición preferente. Por su parte, la explotación en exclusiva de los contenidos que adquiera la compañía queda limitada a dos años y a determinados tipos de ventanas de emisión. Así, por ejemplo, las emisiones en video bajo demanda de películas y series de catálogo no tendrá exclusividad.
Asimismo, Telefónica no podrá adquirir derechos exclusivos de emisión que no vaya a explotar, si bien estas condiciones no se aplican a sus producciones propias. En el caso de los canales editados por terceros operadores, Telefónica no podrá adquirir derechos de emisión exclusiva de estos canales editados por terceros.
La operación fue notificada a la CNMC el 17 de octubre de 2014 y, previamente, había sido reenviada a España por parte de la Comisión Europea en agosto de 2014. El 12 de noviembre de 2014 se inició la segunda fase de procedimiento y el 25 de febrero de 2015 Telefónica presentó una propuesta de compromisos dirigida a resolver los obstáculos para mantener la competencia efectiva derivados de la operación de concentración que se ha ido modificando hasta que el pasado 14 de abril presentó la versión definitiva, que la CNMC ha considerado adecuada para autorizar la concentración.
A datos de cierre del cuarto trimestre, la planta de accesos de televisión de pago de Telefónica se situaba en 1,88 millones, lo que supone multiplicar por 2,5 la de diciembre de 2013, debido a la aceptación de Movistar TV. Por su parte, el número de abonados de Canal+ ascendía a 1,69 millones, según los últimos datos de la CNMC.
Los rivales de Telefónica Orange y Vodafone han mostrado su desacuerdo con los limites establecidos, que consideran "mejorables" e "insuficientes".