Los trabajadores de 'Público' denuncian la "mala gestión de la empresa"

Rouresmediaset.es

.

La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) ha lamentado "profundamente" el cierre de la edición impresa del diario Público, ya que supone "la desaparición de una voz de la libertad de expresión y representa una pésima y triste noticia para todos aquellos" que luchan por mantener un "sector periodístico dinámico, rico y plural".
Además, la asociación de editores ha señalado que la desaparición del periódico, anunciada este viernes, es "sin duda, una muy sensible pérdida para los lectores que acudían cada día, fielmente, a su cita con Público".
Por otro lado, AEDE se congratula de que la edición digital del diario se mantenga abierta, ya que a través de ella, esta cabecera se mantendrá "viva" y no perderá el contacto con sus lectores. La asociación recuerda que los diarios han sabido trasladar su capacidad, prestigio y credibilidad impresos al nuevo mundo digital, y por tanto, en este sentido, los lectores podrán seguir disfrutando de la esencia de esta publicación.
El diario Público ha echado este viernes el cierre a su edición impresa más de cuatro años después de iniciar su actividad, un 26 de septiembre del año 2007.
El rotativo se ha visto obligado a cerrar su edición impresa al no conseguir la financiación que necesitaba para continuar funcionando -unos nueve millones de euros- después de que la empresa editora hubiera solicitado el pasado 3 de enero un concurso voluntario de acreedores.
La empresa editora del diario, Mediapubli, ha asegurado que esta medida no afecta a la edición digital que continuará con su actividad. Tampoco afecta, de momento, a La Voz de Asturias, cuya cabecera y edición digital proseguirán su actividad, dado que el plazo para la búsqueda de inversores ha sido ampliado de acuerdo con la administración concursal.
Los trabajadores de Público denuncian en un comunicado que la empresa "no ha concretado en qué condiciones se mantendrá a los trabajadores ni durante cuánto tiempo ni con qué intención".
Asimismo, cuestionan la "mala gestión de la empresa" y renuncian a seguir editando el díario durante el fin de semana, como había propuesto ésta. "Sería una tomadura de pelo tanto para la plantilla como los lectores", explican.
"Esperamos que, dado que la plantilla y los colaboradores han estado a la altura de las lamentables circunstancias, Mediapubli sea fiel ahora a sus pretendidos principios progresistas y ofrezca a los trabajadores las mejores condiciones posibles para su salida", apuntan.