‘Un monstruo viene a verme’ cierra la trilogía que Bayona dedica a la relación madre-hijo

Un monstruo viene a vermemediaset.es

.

La relación madre-hijo, la muerte en el horizonte, la sensación de abismo, un intensidad de emociones “muy latina”… Tras El orfanato y Lo imposible, Juan Antonio Bayona encontró una historia que cerraba la trilogía: la novela de Patrick Ness Un monstruo viene a verme, un drama fantástico en el que un niño de doce años, abrumado por la enfermedad terminal de su madre, recibe la visita de un ser gigantesco de 12 metros que le cuenta tres historias que pretenden “solucionar lo que el niño no puede con la realidad”, explica el director en un parón del rodaje, que se ha instalado en Terrassa (Barcelona).
El monstruo “viene a explicar que las cosas no son blancas ni negras, que son blancas y negras”, abunda Bayona.
Ese bicho descomunal está interpretado por Liam Neeson, que comparte cabeza de cartel con Sigourney Weaver (como la abuela del pequeño), Felicity Jones (la madre) y el debutante Lewis MacDougall, sobre el que pesa el relato de la película en primera persona.
Un monstruo viene a verme
Para el realizador, "Un monstruo…" se sitúa en un “punto intermedio entre la historia real de Lo imposible y el mundo del género fantástico, ya muy presente en El orfanato. Ésta toca la fantasía de una manera más abierta que la primera y más realista” que la segunda, añade.
 “Era justo que Bayona cerrara la trilogía de la relación madre-hijo para dar continuidad al análisis que hace con tanta profundidad, y, en esta película, con tanto afecto”, apunta Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset España, productora de la cinta a través de Telecinco Cinema.
“Con Bayona he intentado equivocarme siempre y hasta ahora no lo he conseguido”, bromea el directivo.
“Me encantó Lo imposible, y ver a un director que trabaja con tal detalle hizo que lo admirara”, apostilla por su parte Sigourney Weaver. Del proyecto, “me interesó en un principio que lo dirigía Bayona. Le considero un creador de películas, más que un director, de los que hay pocos en la industria”. Además, a la capitana Ripley de Alien le atrapó “la historia, que explora las relaciones de una manera muy profunda”.
Bayona, prosigue Felicity Jones, “cuenta historias profundas de una manera muy atractiva. Me he dado cuenta de por qué todos los actores lo adoran”.
El realizador catalán, que no desdeña trabajar en Los Ángeles (lanzó para Showtime la serie Penny dreadful, por ejemplo), defiende la apuesta de Europa por proyectos que un Estados Unidos “cada vez más conservador”, obsesionado con las franquicias de superhéroes, “no se atreve a lanzar”. Así, entiende que Un monstruo… entra en el grupo de “producciones con toda la libertad que no tendrías en un gran estudio”.
El público también pide estas historias, además de las de superhéroes corriendo con mallas”, señala Ghislain Barrois, consejero delegado de Telecinco Cinema. “Son una oportunidad para los productores europeos”, remacha.
Bayona asimismo, agradece el “lujazo” de la producción de Telecinco Cinema, y la “visibilidad” que da Mediaset España en su conjunto, como quedó de manifiesto la semana pasada con el estreno en abierto de Lo imposible, que Telecinco convirtió en la película más vista en televisión en los últimos 20 años, con 6.117.000 espectadores y un 34,8% de cuota de pantalla.
Mientras, el director no para de “dar la lata” reclamando desgravaciones fiscales que permitan atraer rodajes a España. “Siempre intento rodar aquí. Hay que hacer más producciones aquí para desarrollar la industria. Puede haber una industria muy rentable. La prueba está en las películas que hemos hecho”, zanja.
El equipo de Un monstruo viene a verme trabajó las primeras tres semanas de septiembre en Manchester (Reino Unido), y las 12 posteriores se ha instalado a las afueras de Barcelona.