Álvaro Cervantes: "Los únicos triángulos amorosos que viví fueron de pequeño"

Álvaro Cervantes es Alberto Torresmediaset.es

.

Nació hace 24 años en Barcelona. Estudió bachillerato artístico mientras hacía sus pinitos como actor en la serie Abuela de verano (La 1). Después inició la carrera de Comunicación Audiovisual. El primer papel importante de Álvaro Cervantes en el cine le llegó a propuesta de Silvia Munt, directora y guionista de Pretextos. Y se dio a conocer con la película El juego del ahorcado en 2008. En este largometraje compartió escenas subidas de tono con Clara Lago. Su buen hacer le valió una nominación al Goya al actor revelación. Sueña con trabajar algún día junto con Maribel Verdú o Juan Diego.
Hace un año consiguió el papel protagonista en la serie Luna, el misterio de Calenda (Antena 3) y ahora se mete en el personaje de Alberto en Hermanos -serie que prepara Telecinco-, un chico de barrio bueno y listo, que intentará conquistar a su vecina Virginia (María Valverde), pero para ello se tendrá que enfrentar a su hermano Juan (Antonio Velázquez).
¿A quién interpretas en Hermanos?
Soy Alberto, el segundo hijo de los Torres, una familia humilde de un barrio madrileño que tienen una tintorería y las cosas no les van bien. En la serie tengo un hermano, que se llama Juan, con el que tengo una relación bastante especial porque ambos estamos enamorados de Virginia, nuestra vecina, con la que hemos vivido toda la vida. De hecho el nombre de la serie Hermanos no solo es por Juan y Alberto, los dos hermanos de sangre, sino también porque se incluye a Virginia como una hermana más. A Alberto, desde pequeño le consideraron el inteligente, y no sabe ligar; en cambio, Juan sabe cómo jugar con las chicas. La presión que tiene Alberto no le deja vivir como lo hace su hermano, y siente una cierta envidia que le ocasiona sufrimiento en este triángulo amoroso. Los dos hermanos, Juan y Alberto, se quieren mucho, pero no se lo demuestran por sus diferencias amorosas.
¿Alguna vez te has visto en un triángulo amoroso?
No, los únicos triángulos amorosos que viví fueron de pequeño.
¿Qué te parece tu papel en Hermanos?
Es un verdadero lujo participar en esta historia, porque permite evolucionar como actor. Es el papel más complicado que he hecho hasta ahora, porque el personaje empieza con 18 años y acaba con 34. Y no sólo es la edad, también el camino que recorre, que está bastante alejado de mí. Es un personaje que se mete en el barro de cabeza.
¿Qué es lo que te atrajo de tu personaje?
Poder meterte de lleno en su vida. Como espectador, me atrae porque se mete en situaciones muy difíciles fuera y dentro de casa, y puedo ver cómo resuelve todos estos problemas.
¿Compartes algo con Alberto?
No, no tengo nada en común con mi personaje, él tiene un carácter muy distinto al mío.
¿Eres el malo de la historia?
Mi personaje, más que malo está perdido.
¿Cómo ha sido el rodaje?
Lo que más me ha gustado ha sido compartir trabajo con actores que me gusta mucho cómo actúan. Y con los que no conocía y de los que estoy aprendiendo.
¿Tienes más proyectos además de Hermanos?
No, por ahora solo estoy con Hermanos.
¿Cómo ha sido terminar con Luna, el misterio de Calenda, tu primer papel como protagonista?
Ha sido una pena despedirme de todo el equipo de la serie.