Joaquín Reyes: "No aspiro a dedicarme al cine"

Joaquín Reyesmediaset.es

.

Una década años después de su debut, Joaquín Reyes vuelve al teatro. En el madrileño teatro de La Latina, solo -con el monólogo Que me aspen (primera función, el 6 de marzo)- o acompañado -en Viejóvenes, desde el 2 de marzo- de su amigo, compañero y paisano Ernesto Sevilla. Reyes, que acaba de ser pregonero del Carnaval en el Círculo de Bellas Artes de la capital de España, trabaja también en Anclados, una de las comedias que prepara Telecinco. Casado con su novia de toda la vida, tiene dos hijos; Jesús, de ocho años, y Esther, de seis, dos pequeños que ya apuntan maneras.
Acaba de dar el pregón del Carnaval del Círculo de Bellas Artes, pero dice que no es muy carnavalero...
Que no me guste el carnaval era algo irónico. Ya me disfrazo para trabajar, por lo que pierde gracia el disfraz, es parte de mi trabajo. Yo no me disfrazo para divertirme. No deja de ser un pregón irónico, me divertía la idea de hacer un antipregón.
¿Qué va a ver el espectador en Viejóvenes?
Es un espectáculo de sketches con Ernesto Sevilla. Son sketches nuevos, excepto dos que hemos rescatado de nuestra época de La hora chanante (programa con el que se dieron a conocer en Paramount Comedy). Estamos muy contentos porque nunca habíamos hecho sketches en directo en el teatro. Nos hace mucha ilusión.
¿Es su reencuentro?
Llevamos trabajando desde 2002 juntos, pero ahora al no tener un programa de televisión como hemos tenido hasta el momento, hemos decidido aprovechar este parón para hacer este espectáculo teatral y seguir divirtiéndonos juntos. Pero nuestra relación profesional no se ha interrumpido en ningún momento.
¿Se ve más tirando a viejo o a joven?
Creo que voy tirando más a lo viejo, incluso en mi forma de vestir, pero me parece una buena idea definirnos como viejóvenes porque todos mis amigos y yo mismo lo somos. Seguimos teniendo las mismas aficiones que cuando éramos adolescentes pero ya somos viejos.
¿Cree que el humor rejuvenece?
Sí, el humor rejuvenece. Lo único malo que tiene reírse son las patas de gallo, pero lo demás es todo bueno. Te endorfina y es una forma de afrontar los problemas y de ver la vida.
¿Qué le pesan más, los cuarenta que acaba de cumplir, o los años de carrera?
Los diez años de carrera no me pesan nada. Hacer comedia me sigue haciendo la misma ilusión que hace diez años cuando empecé. Me siento muy afortunado de haber podido hacer de esto mi profesión y de poder ganarme la vida haciendo reír. Diez años no son nada.
¿Y los cuarenta?
Me encuentro muy bien. Creo que estoy mejor que cuando tenía veintitantos. Por ahora no me pesan. Creo que estoy en un momento muy bueno, muy feliz y, de hecho, lo único que pido es quedarme como estoy.
¿Sigue siendo su esposa su mayor crítica?
Sí, mi mujer es la que aporta esa visión crítica a mis espectáculos; no me adula como la gente que me rodea. Mi mujer es de la que más me fio cuando pido opinión.
¿Y sus hijos son sus mayores fans?
Son muy graciosos, se ríen mucho conmigo y yo también con ellos, aunque también hay momentos de drama como en cualquier casa. Para ellos, que su padre sea cómico me convierte en un superhéroe. Para un niño, el humor es muy importante y que su padre se dedique a eso les hace ilusión.
¿Apuntan maneras?
Sí, son graciosos. Sobre todo Esther, la pequeña de seis años. Son muy graciosos los dos.
¿Qué le parece que un cómico, Dani Rovira, sea el hombre del momento del cine español?
Me parece increíble porque precisamente conozco a Dani Rovira desde que empezó en Paramount Comedy. Empezó un poco después que nosotros. Es muy gracioso y me hace mucha ilusión que un cómico que viene del monólogo haya ganado un Goya. Creo que está marcando una tendencia y un camino para los demás.
Dijo que la gala iba por todos los cómicos y que le importaba más su opinión que la de los actores. ¿Qué le parece?
Me parece que el cine está influido por la televisión y por la comedia. Lo que está diciendo ahí Dani Rovira es que por fin los humoristas estamos protagonizando las películas de comedia. Hay actores que lo hacen muy bien, pero para hacer comedia, quién mejor que un humorista.
¿Le gustaría seguir el camino de Rovira?
En el caso de Dani no creo que estuviera planeado. Yo no aspiro a dedicarme al cine, es muy halagador que piensen en ti pero yo sé mis limitaciones y sé que puedo hacer comedia y no drama.
¿Qué otros proyectos tiene para este año?
Estoy grabando una serie para Telecinco, Anclados. Tiene muy buena pinta.
¿Qué papel hace?
Tengo papel protagonista, que me sorprendió. Tiene muy buena pinta y es una oportunidad para mí.