Jesús Vázquez: "El talento es muy difícil de explicar; se ve y se siente"

Jesús Vázquez en 'Pequeños gigantes'mediaset.es

.

Las pandillas lideradas por Adrián Rodríguez (Los Rebeldes) y Lili Hergueta (Pequeños Guerreros) optan a una beca de un año de formación artística para cada uno de sus miembros. Han llegado a la final de Pequeños gigantes, el talent de niños que ha vuelto a liderar audiencias en Telecinco, precedida por el éxito de La voz kids. Con una media de más de tres millones de espectadores y un 23,1% de share (34% entre el público de 13 a 24 años y 29,8% de 4 a 12 años), Pequeños gigantes se despide el 15 de octubre (22.30) con Bustamante, Soraya, Abraham Mateo y Dreamland sobre el escenario. Melody, Angy y Jorge Cadaval, que cantarán juntos un tema, decidirán con sus puntuaciones quién es la pandilla ganadora de la primera edición del programa.
Y como en La voz kids, Jesús Vázquez ejerce de maestro de ceremonias. Con una capacidad innegable para conectar con los más pequeños, Vázquez cierra la temporada del concurso emocionado por el enorme talento de los chavales.
Ha vuelto a estar entre niños... (La quinta marcha [1990], Hablando de se entiende la basca [1991] y La voz kids [2014])
Sí, empecé con niños y estoy encantado de volver a estar con ellos.
Quiénes presentan más problemas, ¿los niños o sus padres?
Los niños ninguno, sus complicaciones son maravillosas. Y los papás tampoco, porque están todos muy bien atendidos en una sala viendo a través de monitores todo lo que hacen sus hijos. No queremos que estén muy cerca para que no los distraigan, pero tienen psicólogos, profesores y están sobre el escenario el mínimo tiempo posible.
¿Qué es para usted un niño con talento?
El talento es algo muy difícil de explicar. Se ve y se siente. Salen al escenario y ves que lo llevan dentro. Se ponen a cantar en vez de llorar, se lo pasan bien cuando salen al escenario, se sienten artistas.
Acaba de celebrar 13 años junto a Roberto. ¿Qué balance hace de este tiempo juntos?
Mejor que el de la tele, sin duda.
¿Por qué?
Porque a pesar de que me encanta mi trabajo y no tengo nada malo que decir de él, lo mejor de la vida empieza cuando acaba el trabajo. Soy de esos raros que trabaja para vivir. Para mí lo más importante es ser feliz en casa.
Lo ha hecho todo y todo bien. ¿Con cuál de todos sus éxitos se queda?
He tenido también patinazos y he tenido que aprender de mis errores, pero dentro de lo mejor no podría elegir una sola cosa. Siempre lo más fresco y lo último que has hecho te parece lo mejor, pero si doy marcha atrás, otras épocas fueron también muy buenas. Lo cierto es que no me ha ido mal, con mis baches y mis tropiezos.
¿Nunca le ha atraído montar su propia productora?
No, y cuantos más años tengo menos. Veo sufrir mucho a mis amigos productores y doy gracias por que no se me ocurriera nunca montar mi propia productora. Si así fuera, al terminar mi trabajo tendría que ponerme a sufrir con los números y las negociaciones. Soy feliz haciendo lo que hago, tengo mi sitio, trabajo a gusto y cuando termino me voy a la playa.