Linda Grey: "Sue Ellen animó a mucha gente a dejar de beber"

Linda Gray es Sue Ellen Ewingmediaset.es

.

Durante décadas, fue la borracha por antonomasia. Fue Sue Ellen, machacada durante años por un marido torturador, JR. Tres décadas después, vuelve con fuerzas renovadas en la versión 2.0 de Dallas que estrena TNT. Linda Gray habla del papel que le dio la fama y de sus recuerdos de aquel recordado culebrón.
Comienza una nueva versión de la mítica serie Dallas. Esta adaptación contará con la presencia de tres de los protagonistas de la original. Larry Hagman, Patrick Duffy y Linda Gray se vuelven a reencontrar tres décadas después para continuar con sus personajes. Linda Gray vuelve a convertirse en Sue Ellen. Es una mujer poderosa en Dallas, lidera campañas de recogida de fondos para diversas causas y tiene buenas conexiones entre la gente influyente. Su éxito le ha llevado a sonar como posible gobernadora, y no le faltan apoyos.
¿Qué significa para ti Dallas?
Dallas es una serie icónica que ha conseguido un enorme éxito alrededor de todo el mundo. Me hace pensar en las millones de familias que se sentaban frente al televisor cada semana para disfrutar de la serie, me trae preciosos recuerdos de aquella época.
¿En qué han cambiado los personajes de la nueva Dallas y, en particular, Sue Ellen?
La Dallas original tenía un enfoque muy masculino, y las mujeres siempre eran retratadas como víctimas. Es genial que en la nueva Dallas las mujeres aparezcan como personajes menos dependientes, más autónomos y seguros. Creo que esto es fantástico y, en parte, es gracias a que muchas mujeres se han unido al proyecto. En el anterior Dallas las actrices estábamos rodeadas de hombres: productores, guionistas, etc. Para mí contar ahora con una guionista mujer es extraordinario y enriquecedor.
¿Qué tenía Dallas para alcanzar tanto éxito?
Si echamos la vista atrás al reparto de 1978 podemos asegurar que cada actor era perfecto para el papel que interpretaba, era mágico. A las familias de todo el mundo les gustaba ver historias sobre otras familias en televisión, incluso aunque fueran disfuncionales. Y especialmente les gustaba ver cómo vivían las familias ricas. A veces se piensa que esas familias no tienen problemas porque poseen casas grandes, coches caros y ropa lujosa, pero sí que los tienen. Además la serie fascinó a la gente porque ¡todo se mostraba a lo grande! Eran los años 80, durante la Administración Reagan, en la que se hablaba mucho sobre el petróleo, grandes inversiones, etc. Creo que los productores fueron unos visionarios, y prueba de ello es que el argumento de la serie llegó en el momento oportuno y triunfó.
¿Cómo cambia Sue Ellen respecto al Dallas original?
Sue Ellen es el centro neurálgico. Se separó de JR y se mudó a Europa. Eso hizo que desarrollara una visión más global del mundo. Su mundo se expande y es más consciente de que era una víctima, de que fue una superviviente durante 15 años. Así que, ¿qué quiere ser ella ahora? Una mujer con más poder, más fuerte. ¡No puedo contar más!
¿Cómo estás viviendo volver a trabajar con los mismos compañeros de reparto?
Es encantador. Lo más maravilloso es que Patrick y yo hemos sido amigos durante 33 años. Yo les pregunto a mis amistades, ¿tienes algún amigo que te haya durado 33 años? ¡Y nadie lo tiene! Me siento como si fuésemos los tres mosqueteros, junto a Larry Hagman y Patrick Duffy. Pero también estoy encantada con el talento que desprenden los jóvenes actores que interpretan a la nueva generación, que además ¡son tan guapos! Nos sentimos como una gran familia.
¿Cuál fue tu momento favorito del Dallas original?
No puedo quedarme con ninguno en particular porque hubo muchos. Éramos como niños que iban al colegio con ganas de ver a sus amigos. Resultaba maravilloso divertirme en el trabajo y ver a todo el mundo. Me encantaba actuar, interpretar a Sue Ellen, aunque fuese la víctima que luego empezó a levantar cabeza. Y aún pienso que ella era el personaje más interesante en los 80, estoy bastante convencida de ello.
¿Qué te parece especialmente atractivo del personaje?
Su crecimiento. No es un personaje plano, y eso te permite evolucionar. Por ejemplo, hubo un momento de la historia en el que Sue estaba bebiendo demasiado y tocó fondo. Me dio miedo porque no sabía lo que iba a ser mi Sue Ellen. Por fin, cuando salió del agujero, decidió no seguir siendo una víctima y decir: "Yo estoy aquí y soy fuerte". Sale su instinto de supervivencia, se encuentra a sí misma y se reafirma: "Esta soy yo, y no seré una víctima nunca más. No voy a seguir los dictados de JR". ¡Y todo el mundo estaba tan emocionado! Creo que animó a mucha gente a dejar de beber, y muchas mujeres se separaron de sus maridos porque se sintieron identificadas. Creo que había un gran mensaje detrás de aquellas escenas.
Completa la frase "Dallas es..."
Dallas es ese fenómeno global fabulosamente entretenido que forma parte de la Historia. Es el más mágico e icónico show de televisión, del que nunca me he desprendido del todo. No hay una sola palabra para definirlo. Es parte de mi vida.