Rory McCann: "No creo que El Perro busque el oro, sino algo de paz interior"

El perro 'Juego de tronos'mediaset.es

.

Juego de tronos regresa por todo lo alto a Canal + Series. El 7 de abril, en paralelo a su emisión en televisión, Canal + estrena la cuarta temporada de la superproducción en siete salas de cine repartidas por Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, A Coruña y Las Palmas de Gran Canaria. No en vano, la producción de HBO trasciende la pantalla del salón de casa. Creada por David Benioff y D. B. Weiss, adaptando la saga literaria de George R.R. Martin, Juego de Tronos acumula un total de diez premios Emmy y un Globo de Oro, y continúa siendo el mayor fenómeno fan de la televisión actual.
De marioneta y parte de la Guardia Real del Rey Joffrey a nómada mercenario y acompañante de la menor de los Stark. Así se encuentra Sandor Clegane, El Perro, interpretado por el actor escocés Rory McCann, que antes del arranque de los nuevos episodios de la serie protagonizada por Peter Dinklage, Lena Headay, Maisie Williams, Kit Harington o Emilia Clarke, adelanta algunas de sus sensaciones.
¿En qué situación arranca El perro esta temporada?
Bueno, al final de la tercera temporada estuve en una de las peores bodas a las que haya asistido. Pero escapé, y me llevé a Arya, por la que puedo sacar algo. Y empieza el viaje: sólo hay que buscar otro castillo, buscar a otro de los parientes de Arya e intentar vendérsela. Va a ser un viaje increíble, pero también se creará un vínculo entre ellos: él le enseña a sobrevivir en el camino, y a matar. Y de pronto somos como Bonnie y Clyde, yendo de un lado a otro.
¿Cómo describiría su relación?
Es algo paternal, no son amigos. Ella es una Stark, y creo que, incluso al principio, al verla sola, El Perro siente cierto respeto por ella. Arya sigue viva en medio de esa locura de guerra civil, toda su familia ha muerto, pero ella está viva. Debe de tener algo especial. Así que intenta protegerla. Quiere enseñarle todo lo que pueda, ayudarle a sobrevivir en esa tierra de demencia en la que vive.
Y sin embargo, a la vez está dispuesto a cambiarla por un saco de oro.
Bueno, ésa es la cuestión. ¿Aceptaría el oro por la muerte de ella? Yo no lo creo. Creo que en esta temporada, el público verá otra cara de El Perro. En las últimas temporadas no podías estar seguro de si era bueno o malo... y creo que ahora podría surgir algo de bondad de él. No quiero revelar demasiado, pero eso se verá. Es como si yo fuera un maestro, entrenando a su joven protegida. Pero los valores de El Perro son totalmente distintos, por lo que habrá enormes conflictos entre él y Arya.
¿Cuánto sabe del pasado de El Perro?
Creo que conozco la mayor parte. Sé que su hermano mayor le metió la cara en el fuego, que se crió en una familia adinerada... Su padre recibió una recompensa por salvar al rey con sus perros, luego el problema fue con el hermano y los rumores. Es muy posible que el padre fuera asesinado por Gregor, su hermano mayor. Básicamente, está traumatizado. Todavía no ha superado ese pasado, sigue empleando la ira como herramienta para salir adelante. No está en paz. Este año El Perro contará su historia. En esta temporada el público sabrá quién es. En la primera temporada era casi un extra. En la segunda pudimos ver algo de su personalidad. Pero en la cuarta temporada lo sabremos todo sobre él.
¿Y qué quiere?
Yo no creo que lo que busque sea el oro. Creo que busca algo de paz interior. Pero aún siente ira. En mi opinión, le encantaría acabar con eso, matar a ese hermano y buscar un sitio tranquilo en que vivir. Pero es un luchador, y uno de los mejores, así que también podría hacerse mercenario o algo así.
¿En estas cuatro temporadas ha aprendido a manejar la espada?
Desde luego voy haciéndolo mejor. Voy aprendiendo cosas. Esta temporada he tenido más combates que en cualquier otra. Es tan distinto como el día y la noche, comparándolo con la primera pelea a espada. Pero siguen dedicando el mismo tiempo a que salga bien. Había unas tres semanas de ensayos, ensayando a diario, para cada combate. Quieren que la calidad sea cada vez mejor, y este año he tenido secuencias de lucha increíbles. Absolutamente increíbles. Al final me sentía como si hubiera estado combatiendo de verdad. Estaba destrozado, dolorido... Pero a la vez tienes que entender que nada es real. Es como una danza. Todos los movimientos están preparados, da lo mismo que pelees con una niña o con un oso, todo está coreografiado. La seguridad es lo primero. No se puede jugar con eso.
¿Utiliza un doble de acción?
Sí, tengo un doble para escenas de acción. Ya me estoy haciendo mayor, y tengo las rodillas machacadas. Me he pasado demasiado tiempo corriendo por las montañas. Así que a veces utilizamos a mi doble, que sabe levantarse muy deprisa. Y se parece mucho a mí, y eso es bueno.
¿Cómo es el proceso de transformación de El Perro?
Se tarda unas dos horas. Este año tenemos una prótesis nueva, y creo que el público notará la diferencia. La calidad es increíble, incluso de cerca, y es toda de una pieza, así que da menos calor, que es una ventaja.
Háblenos del trabajo con Maisie Williams (Arya).
La verdad es que lo estaba deseando. Cuando supe que esta temporada pasaba la mayor parte del tiempo con Maisie dí saltos de alegría. Es absolutamente fantástica, y está en ese punto en el que es una actriz increíble, pero creo que aún no lo sabe. Se lo toma muy en serio. Yo hago el tonto, pongo caras y a veces no estoy seguro de en qué punto de la historia estamos. ¡Ella siempre lo sabe! Así que me ha ayudado mucho, pero también sabe darme un codazo a veces y decirme que cierre el pico.
¡Se parece un poco a Arya!
Sí, yo siempre he sido el travieso, y ella es la que dice "compórtate". Pero es increíble, porque para mí, éstas son las mejores escenas que he interpretado en toda mi carrera, de verdad. Y ha habido un par de momentos preciosos, increíbles, en los que ella se me acercó y me dio unas palmaditas, diciendo "muy bien". Y fue realmente especial. Adoro a Maisie, es fantástica.
¿Cuál ha sido su momento más destacado del rodaje de esta temporada?
Creo que, sin duda, ha sido ir a Islandia. Yo ya conocía aquello, porque había trabajado allí hace cinco o seis años. Tres años antes de Juego de tronos, había rodado una película de vikingos allí, y cuando acabamos me quedé. Compré una tienda de campaña y me quedé allí un año; no había trabajos de interpretación, pero sobreviví. Cuando me fui estaba sin blanca, así que fue estupendo regresar y volver a ver a todos mis amigos.
¿Siente alguna afinidad con El Perro? Él también es un poco nómada, ¿no?
Sí, le gusta ir de un lado a otro. Acepta los trabajos que encuentra, igual que yo. En las Highlands escocesas hay muchas posadas donde puedes ir, cortar leña durante todo el día, y te dan cama y comida. Y a mí eso se me da muy bien.
Y sin embargo, aquí está, en lo que para muchos es la mejor serie del mundo.
Ya, es genial. Me resulta muy extraño, porque yo, cuando no trabajo, suelo estar en mitad de la nada. O navegando con mi barco, o perdido en las Highlands. Me gusta la soledad, y prefiero vivir en un lugar pequeño y perdido, en mitad de la nada. Y de repente tengo que saludar a los fans y hablar con gente... El Perro tiene muchos admiradores. Recibo cartas, fotos, me preguntan cosas... Me hacen proposiciones, incluso de matrimonio. Es muy agradable. Sé que al público le gusta mi personaje.