Rubén Cortada: "No me veo guapo"

El principe 1mediaset.es

.

Un narcotraficante ha convertido a Rubén Cortada en una celebridad. El exmodelo cubano ha encontrado en Faruq, el personaje que interpreta en El Príncipe, la puerta para entrar en el mundo de la actuación. Cortada rueda este verano la segunda y última temporada del thriller de Telecinco. En estos capítulos, el barrio ceutí donde se desarrollan las tramas está más convulso que nunca debido a una encarnizada guerra de bandas de narcos en la que Faruq está implicado de lleno. Pero un cambio inesperado en su vida personal hará que vea las cosas desde un prisma diferente.
El principe 2
¿Cómo lleva todo el éxito que está teniendo?
Es incómodo que te miren, estoy acostumbrado a usar gorras y gafas para no llamar la atención. Cuando me ven dudan de si soy yo, y al final insisten tanto que les tengo que decir que sí soy yo.
¿Y el cariño que está recibiendo de la gente?
Está muy bien, la gente está contenta y te tiene cariño. Me piden fotos y les gusta el producto.
¿Le incomoda la presencia de paparazzis en su día a día?
Eso molesta, pero hay que vivir con ello, es una etapa y después se pierde. A ver si me quedo en la cresta, pero es complicado.
¿Qué tal lleva su familia todo lo que te está pasando?
Mi ídolo es mi padre y ahora él se ha convertido en mi fan. Mi padre para mí era mi ídolo y ahora de repente lo veo buscando noticias sobre mí.
¿Qué le parece a su padre que ahora sea marroquí?
Sabe que es un personaje. Es raro porque a mí nadie nunca me había dado por marroquí. Mi padre nunca me ha mencionado el tema.
Se ha dicho que era médico, ¿Es verdad todo eso que se dice de usted?
No me gusta hablar de eso. He intentado llegar aquí por mi trabajo y mi vida privada no tiene sentido en esto. Estudié dos años de ingeniería automática y de ahí me vine, trabajé como modelo y cuando tomé la decisión de ser actor volví a Cuba para prepararme. Tuve la suerte de encontrarme con Kalia Garzón, que es el arquitecto de cada paso que doy. No voy a confirmar si soy médico o no, ni si estoy casado o no.
El principe 3
¿Le cuesta preservar la intimidad?
A mí la vida privada de la gente no me interesa, me interesa la parte profesional y lo que puedo aprender de las personas. No voy a entrar en eso. Estoy aquí porque me lo he currado mucho, he pasado horas y noches sin dormir, el dinero que no tenía lo he gastado en esto, es un trabajo que me ha hecho mejor persona. Como ser humano me siento más preparado para la vida y estoy contento de haber ido por este camino. Mi vida privada me parece una tontería comparada con todo el trabajo que he hecho para llegar hasta aquí. No he llegado hasta aquí vendiendo mi vida.
¿Qué ha sido lo más curioso que le han dicho sus seguidoras?
Ninguna burrada ha superado a las cosas que me decían cuando era niño. Cuando era niño me separaban de mi aula y me empezaban a cantar una canción por ser el guapo. Yo no soy consciente de eso. Lo de guaperas está ahí y yo estoy intentando prepararme para que no se quede en eso.
¿Cuesta que no se suba el ego cuando todo el mundo le dice que es muy guapo?
Sigo siendo igual. Yo no me veo guapo. He sido modelo porque salió solo, mi profesora de español me dijo que había un sitio en el que podía conseguir dinero por ello, necesitaba la pasta en ese momento y fui.
Todas las semanas le sacan nuevas relaciones, ¿Qué le parece?
Que me saquen nuevas relaciones me provoca risa (ríe). Es surrealista.
El principe 3
¿Cómo será su personaje en esta segunda temporada?
Mi personaje va a arrancar fuerte, se mantendrá la tensión que caracteriza a la serie en todo momento, los guionistas están para eso.
¿Sabía que la serie acabaría con la segunda temporada?
Desde que empezamos existía el miedo de que pudiese acabarse por una falta de audiencia. Funcionó y ahora vamos a la segunda temporada. Siempre se nos habló de que moriría, que querían hacer un producto muy cuidado y no simplemente mantenerlo por una cuestión de audiencia. Desde el principio se trató como algo corto por una cuestión de calidad.
¿No cree que es un error que una serie que ha conquistado a la audiencia tenga fecha de caducidad?
Duele porque cuando quieres algo no lo quieres perder. Por otra parte, formará parte de la historia y se quedará como un mito.
Si propusiesen una tercera temporada, ¿seguiría en ella?
Sí, estaría encantado. A mí este proyecto me ha traído hasta aquí y ha llamado la atención de los medios, estoy muy contento con ello.
Terminó la primera temporada y su hermano (en la ficción) estuvo a punto de matarte, ¿Eso marcará su personaje?
Sí, eso afecta. En la vida real si tu propio hermano intenta hacerte daño eso te afecta, te marca para toda la vida. Si no puedes confiar en tu hermano, ¿qué te queda? Eso va a llevar a Faruq a otros sitios y a desconfiar de todo lo que tiene alrededor. Se va a ver implicado en una guerra con Hannibal. El Príncipe se va a poner más caliente (ríe). Como consecuencia arrastrará a la policía, al CNI y a toda la trama. Eso se va a convertir en un hervidero.
El principe 4
Después de todo este aluvión de buenas críticas, ¿afronta el personaje de manera distinta?
No. El sitio me lo ha dado la gente, el público. Ahora tengo una mayor responsabilidad porque la gente espera mucho de Faruq y eso está en el guión, creo que estoy preparado para afrontar todo lo que le pueda pasar a mi personaje. Creo que le puedo aportar y regalar cosas de mí mismo.
¿Cómo va a ser su relación con el personaje de Jose Coronado y de Álex González?
Estos tres personajes en el fondo están unidos, hay un lazo de respeto y cariño por lo que hacen. Ellos saben a lo que me dedico pero al final nos estamos cuidando, estamos cuidando del barrio.
¿Qué le gustaría que le pasase a Faruq en esta temporada?
Que se le pusiese a prueba, que lo llevasen más al límite a nivel sentimental, que su trama personal fuese un poco más profunda. Me gustaría que se pelease y que tuviese más guerra tanto física como psicológica.
Ahora se convertirá en el cabeza de familia.
Faruq se dedicaba a cuidar a su familia pero respetando siempre el sitio del padre. Ahora no está Fátima y tiene que ir a más, son más responsabilidades. Ya no tiene quién le pare los pies cuando algo está mal, se los tiene que parar él. No se puede pasar porque tiene una responsabilidad y se tiene que autogestionar.
¿Qué ha aprendido de este personaje?
He aprendido un poquito de árabe, un arte marcial nuevo y he estudiado para ver cómo se comportan y cómo se mueven en el mundo árabe.
¿Qué otros proyectos tiene?
Por suerte, gracias a El Príncipe y a todo el trabajo que me han regalado mis compañeros me han llegado proyectos de cine y estoy encantado. He elegido dos y creo que están bien, pero aún no puedo hablar de ellos. Será cine. Un proyecto es en España y el otro fuera, será una coproducción.