Los espectadores reclaman a la BBC el dinero gastado en votos de '¡Mira quién baila!'

La espantada del popular ex corresponsal político John Sergeant de un concurso de baile en televisión ha causado indignación entre los espectadores británicos, que acusan al jurado de forzar su retirada (algo que éste niega)  y reclaman a la cadena BBC la devolución del dinero que gastaron en votarle por teléfono.
En el concurso, titulado (el de la cadena pública británica), se generó una profunda división de opiniones ya que los televidentes apoyaban mayoritariamente al periodista mientras que el jurado, integrado por críticos profesionales, decían no haber visto a nadie bailar tan mal en su vida. Strictly Come Dancing Mira quién baila
Pese a reconocer la falta de profesionalidad e incluso torpeza de Sergeant, de 64 años, en la ejecución de los bailes de salón, el público se rindió desde el principio a su carácter campechano y a su forma de no tomarse nada en serio, con lo que semana tras semana votó a su favor para irritación del jurado.
Finalmente, el propio Sergeant anunció el miércoles que se retiraba del concurso porque, según dijo medio en broma, había peligro de que se produjese "un baño de sangre" y que él y su pareja, la bailarina profesional rusa Kristina Rinahoff, acabasen ganando la competición.
Tras el anuncio de su retirada, el portal de internet del programa se vio inundado de llamadas de un público indignado, que acusa a los jueces de haber provocado su salida antes de tiempo y reclama que se les devuelva el dinero.
"Es un escándalo que despilfarráramos nuestro dinero votando...la BBC nos ha vuelto a estafar ", dijo Rachel Kimber, miembro de un grupo de seguidores que acaba de crearse para reclamar la vuelta de Sergeant al concurso.