Los estadounidenses también se refugian de la crisis en la televisión

Unos niños, frente al televisor.mediaset.es
La firma especializada en medición de audiencias detalló que los estadounidenses siguen viendo cada vez más vídeos en cualquier formato, ya que se registraron incrementos en todas las plataformas estudiadas, incluido Internet y dispositivos móviles.
Sin embargo, en el caso de la televisión, el incremento fue especialmente destacado, ya que en comparación con el mismo período del año anterior, el número de horas dedicadas por los estadounidenses mayores de dos años a ese aparato aumentó el 3,4% y alcanzó una cifra histórica de cinco horas diarias, frente a las algo más de cuatro (254 minutos) de España.
Ese incremento se debió en parte a un mayor uso de aparatos como TiVo y DVRs, que sirven para grabar programas y visionarlos en otro momento.
Cada estadounidense vio de televisión una media de 7 horas de programas grabados, frente a las 5 horas de un año antes.
En cuanto a otros soportes, en el cuarto trimestre de 2008, los estadounidenses que vieron vídeos a través de Internet lo hicieron durante una media de tres horas mensuales.
El número de personas que accedió a a ver contenidos en esta plataforma, un 2% más que hace un año. vídeos a través de móviles aumentó el 9%, hasta los 11 millones de estadounidenses , quienes de media dedicaron 3 horas y 42 minutos
 "La fascinación de los estadounidenses con la televisión y otros soportes de vídeos no está mermando, ya que siguen acudiendo a la tele, Internet y los móviles con niveles históricos", aseguró la vicepresidenta de Nielsen, Susan Whiting, al presentar estos datos.
En su opinión, los espectadores "parecen estar eligiendo el mejor tipo de pantalla disponible para su consumo de vídeo, en función de diferentes factores como la conveniencia, la calidad y el acceso".
"Está claro que la televisión sigue siendo el principal vehículo para ver vídeos, aunque las plataformas como Internet y los móviles tienen cada vez más importancia", añadió.
Por sexos, los hombre ganaron en horas dedicadas a los vídeos a través de los móviles, y las mujeres en la televisión e Internet, al tiempo que el lugar de trabajo siguió siendo donde más se consultó Internet.