Perder en Eurovisión es mejor que ganar con una serie

El sueño de Morfeo Eurovisión 2013mediaset.es

.

Lo importante en este caso sí que es participar. La intervención española en el Festival de Eurovisión ha costado este año a RTVE un total de 398.615,93 euros, según una respuesta escrita del presidente de la Corporación RTVE, Leopoldo González-Echenique, al portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Ricardo Sixto.

El diputado de Izquierda Unida había preguntado al presidente de RTVE, "visto que España puede ganar un Mundial de fútbol pero no puede quedar ni a la mitad de tabla en el festival de Eurovisión", por la evolución del coste de la participación española a lo largo de las últimas cinco ediciones de este festival. Eurovisión cuesta menos que un capítulo de una serie estándar de prime time de las cadenas generalistas (entre 400.000 y 500.000 euros), y supera ampliamente la audiencia de éstas.

La participación de El Sueño de Morfeo en la pasada edición del Festival de Eurovisión fue vista por 5.369.000 espectadores (33,1%), que llegaron a 6.336.000 (39,1%) en las votaciones.

En su respuesta, Echenique señala que el coste ha evolucionado desde los 338.960,21 euros que se pagaron en 2009, a 383.384,65 euros en  2010; 419.829,87 euros en 2011; 427.613,99 euros en 2012 y 398.615,93 euros en 2013, lo que representa una rebaja de 28.998 euros (un 6,8% menos) con respecto al año anterior.

Además el presidente de la corporación subraya que hay que tener en cuenta que en 2009 la corporación no tenía que pagar el IVA, mientras que en 2010 y 2011 ya pagó un 18% de IVA, y en las dos últimas ediciones se ha pagado un 21% de IVA. "Este año 2013, pagando el mismo IVA del 21% el coste se ha reducido a 398.615,93 euros, siguiendo con la línea de austeridad de la Corporación", ha subrayado.

Por otro lado, preguntado por si tiene prevista la vuelta a procedimientos de selección popular para la canción que represente a España, Echenique responde que "aunque es pronto para evaluar esta cuestión, en los últimos años, el ciudadano español ha participado en la selección de la canción que ha representado a España en Eurovisión, bien mediante el televoto por La 1 durante la emisión de una gala, o mediante el voto por la web de RTVE o con ambas modalidades".

La última vez que la Corporación apostó por el voto popular sin filtros fue en 2008, cuando se envió al actor David Fernández, transmutado en el personaje Rodolfo Chikilicuatre y con la canción Baila con el Chiki-Chiki, que quedó en el decimosexto puesto.