El fin de los pronósticos de Uribarri

José Luis Uribarri lo ha clavado durante años. Antes de que el primer concursante saltara al escenario, ya sabía quién iba a ganar el Festival de Eurovisión. Sólo había que estudiar con detenimiento las alianzas geográfico-sentimentales para acertar con el pronóstico. Pero esto puede cambiar. La Unión Europea de Radiodifusión (UER) prepara un modelo mixto de televoto y jurado para la próxima edición del Festival de Eurovisión con el fin de evitar el "voto vecino", según anunció el presidente del Grupo de Referencia este organismo, Ruud Bierman.
La nueva propuesta de la UER todavía no ha establecido el porcentaje de relevancia de las decisiones tanto del público como de los jueces del concurso.
De esta manera, el "modo exacto" de la composición del jurado, así como las normas para "asegurar un voto justo" se discutirán en la próxima reunión del Grupo de Referencia de la UER, prevista para finales de este año.
Bierman, responsable del comité encargado de la organización de este evento, explicó que la UER "cree firmemente en el televoto como medida para conocer la opinión de millones de espectadores en toda Europa". No obstante, explicó que "esta decisión de dar voz a un jurado surge tras el debate abierto sobre el voto vecino".
El certamen reconoce que en la votación influyen factores como la "vecindad y la emigración", con ejemplos como la alta puntuación que recibió España de Portugal en la última edición, o Rumanía por parte de España. Los grandes beneficiados son las nuevas repúblicas ex soviéticas o balcánicas.
"Nada es más democrático que el voto del público, pero el jurado tendrá la oportunidad de escuchar la canción varias veces antes de que se les quede grabada en la memoria", señaló Bierman.
A su entender, "una combinación de ambas hará el show más interesante", aclaró.
Según este organismo, una encuesta entre los diferentes países participantes reveló que la mayoría prefería este sistema mixto de votación.
Asimismo, destaca que los eurofans también han mostrado "un gran apoyo" a esta iniciativa.
Varios países protestaron la pasada edición de Eurovisión debido al sistema de televoto impuesto por la organización.
Así, en el Reino Unido, el presentador de la BBC Terry Wogan sugirió no presentar la próxima edición del festival tras la última posición obtenida por el candidato británico, Andy Abraham.
Además, el líder demócrata liberal, Richard Younger-Ross, presentó una moción en la Cámara de los Comunes en la que calificaba de "broma" este concurso.
Frenar la participación creciente de freakes es otro de los objetivos que persigue la implantación del jurado. Su presencia podría haber evitado que compitieran este año el pavo Dustin irlandés o el representante de TVE, Rodolfo Chikilicuatre. Éste habría caído en la semifinal, pero como España es miembro del Big Four -que financia el festival-, accedió directamente a la última gala.
La próxima edición de Eurovisión dará comienzo el 12 de mayo con la celebración de las primeras semifinales, fase que no ha sufrido modificación en el sistema de voto. Moscú será la ciudad que albergará este evento musical en 2009, tras la victoria de Dima Bilán para Rusia.