La ley de financiación de RTVE, camino de la Comisión Constitucional

.

Se cumplió el guión al pie de la letra. El PSOE y CiU votaron en contra de las enmiendas a la totalidad de PNV, ERC-IU-ICV, BNG y UPyD al proyecto de ley que elimina la publicidad de RTVE y el PP -que ha presentado una batería de correcciones-se abstuvo. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, presentó ante el pleno del Congreso el texto, que ahora pasa a la Comisión Constitucional de la Cámara Baja.
Asimismo, sostuvo que la progresiva reducción de la publicidad establecida en 2006 "ya no vale", porque "ha sido superada por las circunstancias" de la crisis económica.
El modelo "no ha cambiado", sostiene, sino que se ha "acelerado" el proceso, que garantiza el futuro del operador estatal. "El Gobierno no va a contemplar impasible" hasta  "volver a escenarios de pesadilla como la mega-deuda de miles de millones de euros" del pasado en RTVE, agregó.
Asimismo, reclama "mesura a la hora de valorar el coste de servicio público" de RTVE, con "criterios razonables de su gasto".
Asimismo, justifica la necesidad de tramitar esta ley de forma urgente "porque cada mes que pasa la Corporación ve reducidas sus expectativas de ingresos por debajo de las previsiones presupuestarias".
Por el PNV, José Ramón Beloki acusó al Ejecutivo de actuar con "nocturnidad y alevosía", "arbitrariamente", haciendo "saltar por los aires consensos que parecían llamados a durar". Asimismo denunció que no se haya consultado con los responsables de la televisión pública la adopción de la medida.
La ausencia de consenso fue la queja generalizada entre todos los grupos, a excepción del PSOE.
El BNG plantea "dudas acerca de la sostenibilidad de RTVE", entre otras, por las "excesivas limitaciones al crecimiento del gasto" de la cadena estatal, y alerta sobre la "presión" para que las autonómicas acaben adoptando el modelo.
Rosa Díez (UPyD) basó su enmienda a la totalidad en "la urgencia no justificada" del Ejecutivo. "No estamos ante un debate de urgencia, sino un debate con prisa" y auguró la "liquidación de la televisión pública" y "despidos masivos".
ERC-IU-Verds acusó al Gobierno de "connivencia" con los operadores privados. Gaspar Llamazares fue más allá y señaló que el texto "es la ley de renuncia al liderazgo de RTVE y de nostalgia de una televisión de partido", pero "ya que no se puede tener televisión de partidos, al menos tener las televisiones de los amigos".
Desde las filas del PP, Francisco Villar acusó al Ejecutivo de gobernar "por fascículos" en materia audiovisual y de haber presentado una iniciativa "que no ha contado con el necesario consenso".
El proyecto de ley -que se tramita por vía de urgencia- será debatido el 16 de julio en la Comisión Constitucional del Congreso, que cuenta con competencia legislativa plena, y pasará posiblemente el 27 o 28 de este mes al Senado para continuar su tramitación. El Gobierno ha marcado septiembre en su agenda para la entrada en vigor de la ley. 
Con motivo del debate de las enmiendas de totalidad, medio centenar de representantes sindicales y trabajadores de RTVE se concentraron ante las puertas del Congreso, en demanda de una financiación estable para la corporación, convocados por el Comité General Intercentros (CGI).