¿Qué futbolista infiel amordaza a la prensa?

John Terry, futbolista que trató de utilizar medidas de censura sobre su vida privada.mediaset.es

.

Un segundo futbolista ha conseguido esta semana que un tribunal británico imponga una "orden de mordaza" sobre cualquier tipo de información personal, lo que impide a los medios dar detalles sobre su vida privada e incluso identificarle.
El jugador logró el jueves que un juez impusiera esta polémica orden, que no existe en otros países porque puede llegar a ser un lastre para la libertad de prensa, evitando así que una mujer revelara detalles sobre una supuesta relación con él.
Según el tabloide británico Daily Mail, se trata de un futbolista multimillonario, que gana 100.000 libras a la semana (120.000 euros) y que ha jugado en algunos de los mejores equipos de la Premier League, además de ser padre y tener una relación estable desde hace tiempo.
Este jugador sería el cuarto que recurre a los tribunales para conseguir una "orden de mordaza" en los que va de año.
La semana pasada otro futbolista internacional inglés consiguió que un tribunal impusiera la misma orden tras descubrir que un semanario sensacionalista iba a destapar algo controvertido sobre su vida privada.
Las reacciones no se han hecho esperar ya que han surgido voces críticas que consideran que la "orden mordaza" permite a futbolistas millonarios pagar a caros abogados y aprovecharse así de beneficios legales que están vedados a la mayoría de la gente.
El rotativo, que conoce el nombre de los dos futbolistas que han recurrido a los tribunales esta semana, se queja de que la "orden de mordaza" es un caso más de censura porque se apoya en las valoraciones sobre las leyes de privacidad que hace un juez y no en leyes aprobadas en el Parlamento.
En el caso de que un medio se saltara la orden, se iniciaría un procedimiento criminal contra los responsables de la publicación de los detalles de la vida privada.
El pasado enero, el futbolista John Terry trató de utilizar una orden de ese tipo para evitar que saliera a la luz su affaire con la modelo francesa Vanessa Paroncel, cuando ésta era aún pareja del defensa de la selección inglesa y compañero de Terry, Wayne Bridge.