Dulceida no tiene fecha para su boda con Alba Paúl pero sí dos vestidos de novia

Dulceidamediaset.es

.

A Aída Doménech, Dulceida para los usuarios de las redes sociales, no le molesta estar en boca de nadie. "Cuando eres una persona pública te expones a que te digan guapa, preciosa y qué bien vistes, pero también barbaridades. No me suele afectar. Me molesta más cuando se meten con algún amigo mío, con mi pareja...".

Su pareja es la abogada catalana Alba Paúl, con la que se comprometió en el pasado fin de semana del Orgullo Gay. "Con la boda estoy muy feliz. Tengo dos vestidos, pero aún no me los he probado ni nada. Alba también tiene ya un vestido", adelanta.

"Todavía no tengo fecha" para la ceremonia, "un periodista se la inventó" (se publicó que sería en julio en Girona, tierra natal de su pareja), asegura.

"También pusieron que cobro 6.000 euros por una publicación en Instagram... Ojalá, porque así sería millonaria...", se defiende.

Dulceida da el salto de la Red a la televisión con Quiero ser -fashion talent conducido por Sara Carbonero en Telecinco desde el 19 de julio en el access prime time donde ejercerá de coach-.

"Me da un poco de miedo, porque yo amo a mis seguidores pero ya he vivido algunas situaciones incómodas; de que vengan a mi casa, en el AVE que te despierten, que vengan avalanchas y tengas que salir corriendo... Y eso ya me ha ocurrido", evoca.

Las redes sociales son un arma de doble filo. Si no, que le pregunten al youtuber JPelirrojo, al que Nestlé despidió después de que se alegrara de la muerte del torero Víctor Barrio: "No lo conozco de nada, pero yo no diría algo así nunca de nadie. No lo comparto. Yo con las marcas soy muy profesional y nunca me ha pasado. Ellas me ponen requisitos y yo también se los pongo", explica.

Su biografía puede servir de espejo en el que mirararse a los candidatos del concurso: "Yo estaba estudiando Arte Dramático y me abrí el blog porque me gustaba mucho la moda. Empecé posteando en 2009 tres veces a la semana y me empezó a seguir gente. Un día me llamó una marca que quería trabajar conmigo porque veían que yo comunicaba bien y ahí aluciné un poco. A raíz de ahí, el cómo no lo sé, pero yo creo que porque éramos muy pocas y porque mostraba algo que no se había visto antes entonces... He mostrado las partes más bonitas de m vida, y al final haces de modelo, de estilista... Pero siempre remarco que si una marca me contacta, no voy a trabajar con ella si no me gusta. Yo nunca me vendería por dinero".

Aquella aventura "se ha convertido en mi trabajo, pero sigue siendo mi hobby".

¿Qué valora de los concursantes de Quiero ser? "Su actitud. Si pongo una prueba difícil y se niegan a hacerla, para mí eso no puede pasar".