Lucía Villalón: "Mejor sola que mal acompañada"

Lucía Villalónmediaset.es

.

Lucía Villalón es tan apasionada de la moda como del deporte, especialidad ésta a la que se dedica como periodista. La reportera ha reaparecido en la vida pública para asistir al desfile de Jorge Vázquez en la Mercedes-Benz Fashion Week, en su primera salida tras la dolorosa ruptura con el futbolista mexicano Chicharito. Un asunto que no dudó en abordar ante los micrófonos.
Villalón y el jugador del Bayer 04 Leverkusen ya tenían incluso fecha para la boda, pero una enfermedad de ella dejó en evidencia lo frágil de la relación que les unía.
¿Cómo se encuentra?
Lucía Villalón: Muy bien, muchas gracias.
Ya está recuperada totalmente.
L. V.: Sí, ya totalmente recuperada de un pulmón, perfecta y arreglada.Y el otro lo tenía bien. Así que ya bien, gracias.
Qué susto, ¿no? ¿O ya sabía que estaba enferma?
L. V.: No, la primera vez que me dio un neumotórax fue en Alemania y no me lo diagnosticaron bien. Me tuve que venir a trabajar a Barcelona y en el avión casi me muero.
Ah, y lo dice así....
L. V.: No, bueno, ahora ya a toro pasado... Pero el susto lo tuve porque era un colapso pulmonar. Menos mal que el vuelo era corto.
¿Y ahora va a tener que cuidarse de alguna manera especial? ¿Le han dado algunas recomendaciones?
L. V.: No, simplemente después de la recuperación ya es vida normal porque una vez que la pleura se pega perfectamente al pulmón... Ahora que lo tengo ya grapado, sellado y pegado, pues el pulmón derecho se va a quedar donde está. El problema sería el izquierdo y, de primeras, está bien.
Pero se la ve estupenda, eso es que todo sigue adelante.
L. V.: Exactamente. La vida sigue.
¿Cómo está viviendo toda la expectación que hay ante su vida personal?
L. V.: Poco a poco. Al final, más que la expectación, tú tienes una ruptura sentimental y lo llevas por dentro y ése es el problema que tienes tú. Al final, lo que diga la gente te tiene que importar menos.
¿Esa ruptura fue porque no se sintió apoyada en este problema de pulmón?
L. V.: Efectivamente.
Así, claramente.
L. V.: Efectivamente, y eso generó otros problemas.
Su novio no le apoyó en su enfermedad.
L. V.: Efectivamente.
Lo dice con mucha entereza.
L. V.: A toro pasado, evidentemente.
¿Nos dice que estuvo a punto de morir la segunda vez, o cómo?
L. V.: No. Estuve a punto de morir la primera vez, pero luego a la segunda me dio el neumotórax en Barcelona dos meses después trabajando. Yo ya sabía lo que era perfectamente, se lo dije a mi jefe: "Me voy a ir a un hospital. Cuando acabe el programa me voy." Y me fuí al hospital sabiendo ya lo que tenía.
¿Y cómo una persona que, supuestamente, le quiere tanto en un momento tan complicado se aleja?
L. V.: Pues pregúntaselo a él.
¿Le ha sorprendido ahora verle en las revistas en compañía de otra chica?
L. V.: Bueno, ahora cada uno hace su vida. Cada uno tiene sus tiempos de reacción o de luto, como se quiera llamar. No sé, si él ha rehecho su vida, pues que le vaya muy bonito.
Lo de él ha sido muy corto.
L. V.: Eso hay que respetarlo. Igual que se espera que le respeten a uno mismo, pues yo tendré que respetar los tiempos de los demás si pretendo que me tengan respeto.
¿La relación acabó mal o, simplemente, sin más, no hay relación, ni cordial, ni nada?
L. V.: No hay nada. Cero.
Hombre, es que estaría bueno.
L. V.: Bueno, a ver, no sé, todos tenemos fallos en las relaciones, seguro que yo he cometido mil y no sé, cada uno está dispuesto a aceptar unas cosas, otros no y hasta ahí te puedo decir.
¿Cuáles son sus proyectos profesionales?
L. V.: Yo ahora mismo estoy trabajando en Bein Sports, retransmitiendo la  Liga desde Barcelona. Por ahora, estoy encantada allí y ya veremos qué me depara el futuro.
¿La mejor terapia es el trabajo?
L. V.: La mejor terapia es la familia y los amigos.
¿Su corazón está ya preparado para volver a enamorarse, o, de momento, se va a tomar un tiempo tranquila?
L. V.: Yo estoy muy tranquila como estoy, eso no lo controlas al final. Cada uno tiene sus tiempos y si tiene que llegar algo llegará y, si no, pues mejor sola que mal acompañada.
Seguro que, además, pretendientes no le faltarán.
L. V.: No te creas que hay muchos.
Pero no está cerrada al amor.
L. V.: No, para nada. Sigo confiando en el amor, por supuesto.
¿Se ha vuelto más exigente, quizá, en ese sentido?
L. V.: Pues no lo sé, te lo cuento cuando conozca a otras personas.
Cuando pase página.
L. V.: Efectivamente.
¿Es cierto que se canceló la boda? ¿Tenían ya fecha fijada?
L. V.: Teníamos la boda planeada y, evidentemente, con la ruptura se canceló.
¿La fecha era para este año?
L. V.: Sí.
¿Y el vestido?
L. V.: ¿El vestido de boda? He tenido dos neumotórax, una operación de pulmón y una ruptura sentimental- Creo que el vestido de boda no me ha dado tiempo.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.