Charlie Sheen retira su apoyo al "charlatán" Donald Trump

Donald Trump y Charlie Sheenmediaset.es

.

"Si me aceptara, sería su vicepresidente de inmediato", decía hace bien poco Charlie Sheen al manifestar su apoyo a Donald Trump como nuevo inquilino de la Casa Blanca. Poco ha durado la fascinación por el magnate. El exprotagonista de Dos hombres y medio arremetió duramente contra el candidato republicano tras tacharle de, sí, "charlatán".
Fue en el espacio The Graham Norton show, donde, entre otras cosas, recordó cómo en el pasado, el multimillonario le regaló unos diamantes falsos cuando coincidieron en un restaurante en el que el actor cenaba con su pareja de entonces, Brooke Mueller.
"Noté que Donald se quedaba mirando mi reloj y me dijo: 'Quiero darte un regalo anticipado de bodas por parte de Melania y mío. Estos diamantes de Harry Winston'. Se quitó sus gemelos y me los dio", relató la estrella televisiva.
Meses más tarde, el protagonista de Anger management llevó el preciado obsequio a una experta que tardó segundos en confirmarle que se trataba de estaño barato y circonitas. "Espero que la gente de Estados Unidos tome la decisión correcta y el circo acabe antes de que contamine el Despacho Oval", subrayó el intérprete de 50 años.
A esta anécdota se suma además la indignación de Brian May, líder y guitarrista de la banda británica Queen, por la utilización del We are the champions en la campaña electoral de Trump.
"Esto no es un comunicado oficial de Queen, pero puedo confirmar que no se ha dado permiso para que utilicen esa canción. Estamos asesorándonos sobre los pasos a seguir para que no vuelva a repetirse", anunció el músico en su cuenta de Twitter.
May recordó que el grupo jamás ha dejado que sus canciones formen parte de ninguna campaña electoral, sea cual sea el político que haga uso de ellas. De esta manera, la banda se suma a otros cantantes y agrupaciones, como Adele, Rolling Stones o Aerosmith, que han censurado la utilización de sus creaciones por parte del equipo del aspirante republicano a la Casa Blanca.