El hijo confictivo de Tom Hanks lleva un mes desaparecido

Tom Hanksmediaset.es

.

Si hace unos días era la actriz y presentadora Rosie O'Donnell la que rescataba a su hija adoptiva de los brazos de un narcotraficante, ahora los problemas familiares se trasladan a la casa de los Hanks.
Según ha dado a conocer la revista Star -y pese a los intentos del patriarca, Tom, para silenciar la noticia-, Chester Hanks, de 25 años e hijo del oscarizado protagonista de Náufrago y de su esposa, Rita Wilson, lleva un mes sin dar señales de vida.
Filtraciones de fuentes policiales han propiciado que el drama doméstico haya trascendido. Es "como si se lo hubiese tragado la tierra", ha declarado un allegado de la familia Hank a Star.
"Ya pasó un mes sin que supieran ni una palabra de Chet. No hubo ni siquiera una llamada de teléfono a sus familiares o amigos", declaró. Según Star, la Policía está siguiendo la pista de una llamada realizada con el teléfono móvil del joven, y que fue localizada en el desierto de Barstow, en California. Es ésta una zona muy peligrosa, un conocido lugar de encuentro de traficantes de metanfetamina.
Chester, que está dando sus primeros pasos en el mundo del rap, reveló en las redes sociales que arrastra un problema con el alcohol y las drogas, y que se está sometiendo a rehabilitación médica.
Y en Instagram publicó a finales de julio un enigmático mensaje: "No estaré en Instagram por un tiempo. Voy a poner mi mente bien. Volveré".
Tom Hanks
Otra imagen, publicada el 27 de agosto en la cuenta de la estilista de celebrities y maquilladora de Los Ángeles Bella Cheveaux junto al joven hace albergar alguna esperanza de encontrarle pronto y bien.
El joven protagonizó hace unos meses un incidente en Londres cuando, tras una noche de fiesta por la capital inglesa, decidió continuar la juerga en la habitación de su hotel junto a unos amigos, causando desperfectos por valor de 1.800 dólares, según publicó la revista ¡Hola!