El desastre de Mariah Carey en Times Square acaba en los tribunales

Mariah Careymediaset.es

.

La desastrosa actuación de Mariah Carey en Times Square (Nueva York) la noche de Fin de Año seguirá siendo noticia, después de que el equipo de la diva haya culpado de su fiasco a la empresa que se hizo cargo del sonido. "Son cosas que pasan. Que todos tengan un feliz y saludable año nuevo. Seguiré dando más titulares en 2017", declaró Carey en un breve mensaje publicado en su cuenta de Twitter, junto a un vídeo con una de sus características muecas, después de su actuación para el especial que la cadena ABC organiza desde hace 45 años, que interrumpió porque fallaba el playback.
Dirk Clark Productions, la compañía responsable de la producción del evento, está indignada con las acusaciones realizadas por la artista y baraja interponer una demanda.
Los portavoces de Dirk Clark aseguran que la afirmación de la estrella acusándoles de sabotear la actuación del 31 de diciembre es "difamatoria", y agregan también que es "escandalosa y francamente absurda". Tal y como adelantó TMZ el domingo de Año Nuevo, el entorno de Mariah Carey dijo que su auricular no funcionaba, pero que los técnicos ignoraron las advertencias e incluso condujeron falsamente a la cantante a creer que todo funcionaría bien cuando llegara al escenario.
"En muy raras ocasiones hay errores técnicos, que pueden ocurrir con la televisión en directo. Sin embargo, nuestra investigación inicial ha indicado que DCP no tuvo responsabilidad en la actuación de la señora Carey", dijo uno de los portavoces de la empresa, que añade que la cantante se negó a hacer una prueba de control de sonido y que había volumen suficientemente alto en el escenario para que ella oyera perfectamente la música.
"Queremos ser claros, tenemos el máximo respeto por la señora Carey como artista y reconocemos sus tremendos logros en la industria", añadió Dirk Clark.
Los problemas de sonido dejaron en evidencia que la diva estaba interpretando con sonido pregrabado uno de sus grandes éxitos, Emotions, y entonces se puso a pasear por el escenario y hasta llegó a pedir a la audiencia que cantara por ella.
Carey no supo coordinar el playback con sus labios y con impotencia dijo: "Voy a dejar que la audiencia cante". La artista tampoco estuvo afortunada con la coreografía, para la que estaba acompañada de bailarines.
Carey perdía el equilibrio por momentos, lo que ha despertado rumores sobre su posible estado de embriaguez al subirse al escenario. Por todo ello, la cantante decidió abandonar la tarima y no interpretar el segundo tema.
a artista se enfrenta además a una demanda del coro Broadway Inspirational Voices, que fue despedido por la cantante dos días antes de empezar los shows programados por Carey en diciembre de 2016.