Shannen Doherty se confiesa en televisión: "Pensé que no iba a vivir"

Shannen Dohertymediaset.es

.

"Empecé a pensar que no iba a vivir, no miraba más allá de hoy". Ésta es una de las confesiones que la actriz Shannen Doherty hace en la entrevista que le ha realizado Entertainment tonight.  La protagonista de Sensación de vivir, que aparece cubriendo su cabeza rapada con un pañuelo -días después de retransmitir en las redes sociales cómo se dejaba el pelo al uno-, habla emocionada y entre lágrimas de su batalla contra el cáncer de mama. "El proceso es muy duro", reconoce en otro de los momentos la intérprete de 45 años.
Hace apenas una semana, la estrella televisiva compartió en las redes sociales cómo se rapaba antes de enfrentarse a la quimioterapia. "Quiero creer que si peleo, voy a estar bien", dice en otro momento de la entrevista, demostrando su enorme entereza en sus momentos más oscuros.
Jason Priestley, hermano de Shannen Doherty en Sensación de vivir, ha sido el primero de los miembros del reparto de la serie adolescente de los años 90 en mostrar su apoyo a la actriz en estos duros momentos en los que batalla contra el cáncer de mama. "Sigo A Shannen en las redes sociales. Le envío un montón de amor en las redes sociales. Tengo fe en que Shannen saldrá de todo esto y logrará vencer a la enfermedad", comentó el intérprete de 46 años.
El canadiense, que actuó junto a Doherty durante cuatro temporadas en Sensación de vivir -como Brandon y Brenda Walsh-, aprovechó un evento público para enviarle ánimos y todo su apoyo a Doherty. "Shannen siempre ha sido una chica muy fuerte, una valiente. Sé que es muy fuerte y ella va a ganar esta partida. No tengo nada más que amor para Shannen en mi corazón y le envío todo mi amor y luz. Sé que va a superar esto ", comentó la estrella televisiva.
Doherty, de 45 años, reveló su diagnóstico en agosto de 2015, después de presentar una demanda contra su exgestora por no hacer frente a su seguro de vida.
El cáncer de mama se extendió, supuestamente, debido a que sus gastos médicos no estaban adecuadamente cubiertos