Hiba Abouk: "Lo más honesto es que Fátima muera"

Hiba Aboukmediaset.es

.

Tan feliz como triste, Hiba Abouk asiste al estreno en Telecinco de la segunda temporada de El Príncipe (los martes, en prime time), que es asimismo la de la despedida. Acaba para la actriz de orígenes árabes el que ha sido hasta ahora su mayor proyecto profesional. Pero tiene claro que éste es el principio y el impulso de una larga carrera.
Pregunta. ¿Da pena acercarse al final de El Príncipe?
Respuesta. Sí, claro, da muchísima, porque cada día que vas a trabajar te vas despidiendo de las personas del equipo, de tu personaje, de las tramas... Pero lo vivo con muchísima más intensidad y emoción. También con ganas de cerrar esta etapa y pasar a otra.
P. ¿Llorará cuando le digan se ha acabado?
R. Seguro que sí. No es que sea llorona, pero seguro que lloraré. El otro día de pensarlo se me cayó una lágrima...
P. Qué es lo que más le atrae a su personaje, Fátima, de Morey (Álex González) y de su esposo, Halil (Stany Coppet)?
R. No está enamorada de los dos. De Morey se supone que no le atrae nada, porque le ha traído sólo problemas. Pero cuando Fátima va a verle, su corazón le da un vuelco. Y de Halid le atrae todo: que le cuida y su familia le quiere. Eso le da estabilidad.
El Príncipe

P. ¿Qué final le gustaría?
R. La muerte sería lo más lógico, ¿no? Por desgracia en este mundo, a los personajes tan luminosos, transparentes y honestos se los termina cargando la gente. Lo más honesto es que Fátima muriera.
P. ¿Le gustaría verse morir en televisión?
R. Me encantaría. Es lo más honesto para la trama. Luego las resonancias de mi muerte me da igual. Me gusta ese final, pero yo tengo otros finales más. Está el final feliz, en el que también mueren todos, como buena tragedia. Me encantaría también, como Romeo y Julieta. En las buenas tragedias mueren todos. Pues poco a poco, ir cayendo.
El Príncipe
P. ¿No sería mejor que la historia de amor acabara bien?
R. Si la gente quiere eso... Hombre, me encantaría que fuera así. Es que me gustan muchos finales.
P. ¿Cuál es el plus de su personaje en esta temporada?
R. Sin lugar a dudas, me he visto envuelta en escenas de acción para lo cual me he tenido que preparar. Las tramas también son más complicadas.
P. ¿Algún golpe?
R. Sí, me he llevado algún golpecito. No como para lesionarme, pero sí que me he hecho cardenales y me he caído de unas escaleras...
El Príncipe
P. Su personaje no es una mujer recatada. ¿Eso le ha traído consecuencias a nivel personal por sus orígenes?
R. No, a mí no. Mis orígenes son árabes, pero no tiene que ver nada. Soy española y libre y hago lo que me da la gana. En este caso, estoy trabajando un personaje y al que no le guste, que no mire.
P. ¿Se va a llevar algo de la serie cuando termine?
R. Sí, tengo las joyas de mi personaje. En la primera temporada llevaba un anillo de plata que compramos la estilista y yo en Tetuán. En esta segunda temporada ya lleva anillo y pulsera de oro y me lo voy a quedar yo. También me voy a quedar una manita de Fátima.
P. ¿Cómo han sido las grabaciones con Jesús Castro ?
R. Muy bien, muy bien. Ha sido un encanto. Es una persona muy, muy curiosa y tiene ganas de aprender. Hemos pasado muy buenos ratos.
Hiba Abouk
P. Ha dicho en una entrevista que ha grabado un desnudo integral. ¿Qué se va a ver y cómo se enfrenta a esa escena?
R. Se ve lo mismo que la primera temporada, que estamos hablando de una serie de televisión. No se puede ver todo.
P. ¿Cómo se enfrenta a ese tipo de escenas rodeada por un equipo de tantas personas?
R. Para mí es peor el frío que la incomodidad de que me vean desnuda. Pero me es más incómodo a veces desnudarme el alma que desnudarme físicamente. Por ejemplo, fue más difícil el final de la primera temporada, el momento en el que Morey mata a mi hermano. Al fin y al cabo, el desnudo, gracias a que estoy con un equipo maravilloso, no hay tanto pudor.
P. Y grabar ese tipo de escenas con alguien que es tan amigo como Álex González, ¿es un plus o da más pudor?
R. No, da más pudor con un desconocido, con el que dices: "Madre mía, qué vergüenza". Pero una persona conocida, con la que te llevas bien, como podría ser cualquiera de mis compañeros de la serie, eso es un plus de tranquilidad.
P. ¿Qué proyectos tiene después?
R. Todavía no tengo cerrado nada, pero me apetecería cine o teatro.
P. Antes hablaba de desnudar el alma. ¿Cómo se lleva con la prensa del corazón, ser una actriz y verse en una revista?
R. Bueno, intento llevarme lo mejor posible y cada vez mejor. Cuando tienes un éxito tan grande como el que tenemos con este proyecto, es normal que la gente se interese por ti y entiendo que la gente se interese por tu vida privada. Pero como a mí es algo que nunca me ha interesado, me costó entenderlo. Pero ya lo he captado y procuro llevarme lo mejor posible.
P. ¿Incluso cuando le relacionan con un amigo como Álex?
R. Bueno, yo llevo una temporadita muy tranquila y ahora que se estrena la serie, otra vez me liarán hasta contigo... Imagínate.
P. ¿Y qué hará para desquitarse de estos años tan intensos?
R. Descansar y descansar. Acabamos en junio y me pegaré unas vacaciones. Seguro que playa.
P. Siempre se ha dicho que la tele engorda. ¿Eso hace que se cuide más?
R. No me obsesiona, pero me tengo que cuidar, evidentemente. Si tienes que grabar desnuda, no puedes lucirte mal, ¿no? Intento comer lo más sano posible, pero soy humana. Tengo mis días en los que me como una hamburguesa y otros en los que me cuido más. Intento ir un par de veces a la semana al gimnasio y procuro hacer yoga siempre que los horarios me lo permiten. Es que con estos horarios es difícil seguir una rutina. Cuando tengo más tiempo, es cuando aprovecho para cuidarme a saco.
P. ¿Tiene ganas de recuperar su rutina?
R. Yo me pongo el chip de ritmo loco y lo sigo perfectamente. Pero también echo de menos un poco de quietud y estar tranquila.
P. ¿Qué series ve?
R. No he tenido tiempo, pero sí que veo. Ficción española no veo. Sigo True detective, Homeland, Orange is the new black y mis amigas me convencieron para que viera Sexo en Nueva York, que yo me negaba siempre. Llevo negándome diez años y pensando que no iba a ver esa tontería y ahora estoy enganchadísima.
P. ¿En función de qué va a escoger su próximo proyecto?
R. La historia me tiene que atrapar. Los guiones son lo más importante, como en El Príncipe. Luego que el personaje me guste y sea diferente. No haría una Fátima otra vez ahora mismo. Dentro de unos años sí.