Jesús Hermida, el "gran Rey de la televisión"

Mariló Montero-María Teresa Camposmediaset.es

.

"Lo ha sido todo". En cuatro palabras, María Teresa Campos resume la admiración por su maestro Jesús Hermida, fallecido a los 77 años en Madrid víctima de un derrame cerebral. "Jesús y yo nos queríamos", dijo entre sollozos Mariló Montero frente a la cámara de su programa, La mañana de La 1. Todos los compañeros de profesión de Hermida se sumaron al homenaje al colega. En especial, las periodistas de las que se rodeó a lo largo de su carrera.
Para la presentadora de ¡Qué tiempo tan feliz! en Telecinco, "Hermida lo ha sido todo en la profesión y no forma parte de una época sino de muchas. Se puede decir que supuso una manera diferente de hacer las cosas. Era un hombre de una gran cultura, hecho a sí mismo. Seguramente, como todas las personas que tienen una gran genialidad, no era fácil. Sin embargo, yo tuve siempre una relación con él de cariño y respeto mutuo", declaró Campos a la Academia de la Televisión.
"Nada de lo que he hecho en los últimos 20 años en la televisión habría sido igual sin Hermida, él fue quien más me reconoció profesionalmente. De él aprendí a ser directora. Era el gran Rey de la televisión. Lo sabía todo y no había mejor escuela que estar con Hermida. Estoy muy triste, porque se me va una parte de mi vida. Espero y deseo que su huella en la televisión sea permanente porque de él aprenderemos lo mejor de este medio".
Montero lo recordó, hablando a la audiencia: "Con él aprendí a respetar esta pequeña e inmensa pantalla. Aprendí a sonreírle a usted. Me llegaron a bautizar como la sonrisa de Hermida". "Aprendí que un minuto en televisión vale oro. Aprendí su poder e influencia y aprendí que el principal valor de la televisión es respetarle a usted", prosiguió la periodista.
"Era muy exigente con todo su equipo pero gracias a su manera de trabajar hizo grande la televisión. Era pura televisión. En aquella época llorábamos tras la pantalla y hoy lloramos frente a ella", ha continuado.
Irma Soriano, otra de las chicas Hermida, señaló a la ATV: "Solo puedo darle las gracias siempre. Ha sido mi padre de corazón y un genio, un contador de historias con un estilo único. Me permitió estar a su vera y aprender muchas cosas. Como los padres buenos que quieren lo mejor para sus hijos. Fue un ser generoso y bondadoso. Me dio el regalo de poder darle un beso de despedida".
Nieves Herrero, por su parte, reconoció: "Aunque estoy muy triste, mucho, saco fuerzas para darte las gracias públicamente por habernos dado tanto, maestro. Haber estado a tu lado ha sido la mejor medalla de nuestra vida, la mejor experiencia profesional y vital. No me creo que mañana no escuche tu característica voz. No me creo que no nos cuentes nuevas historias sobre Kennedy, los Beatles... Beethoven, Mozart... la Luna, el Watergate, tu lucha por la democracia, tus cartas de ida y vuelta entre los Reyes y Adolfo Suárez. No me creo que no nos recites a Juan Ramón Jiménez y no me creo que no nos escribas una carta con alguna de tus caritas sonriente. Esa siempre fue tu rúbrica".
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.