Cory Monteith, yonqui en su película póstuma

.

Cory Monteith, el protagonista de Glee fallecido el pasado 13 de julio por una sobredosis de drogas y alcohol, tenía muchos proyectos en mente y otros ya terminados. El próximo septiembre verán la luz dos películas que el actor esperaba estrenar este mismo año y que serán proyectadas en el Festival de Cine de Toronto. La que se perfila como la mejor interpretación de Monteith en su truncada carrera es su papel de Simon Weeks en McCanick, la historia de un detective de narcóticos obsesionado con una nueva droga.
Cory interpreta a un alma perdida que deambula por las calles de Filadelfia tras su reciente salida de la cárcel. No le van a poner nada fácil su reinserción en la sociedad ya que cada paso que dé será vigilado por el detective Eugene McCanick (David Morse) y su inseparable compañero Floyd (Mike Vogel).
El director de la película, Josh C. Waller, declaró a Entertainment Weekly que Monteith le rogó desempeñar un papel algo más valiente a lo que estaba acostumbrado, una petición que finalmente dio sus frutos. "El personaje que interpreta es un drogadicto y estafador callejero que estaba deseando aprovechar el tiempo desde su juventud. Creo que vio el papel como una oportunidad para la catarsis", ha dicho Waller sobre la interpretación de Cory.
La otra película póstuma del actor es el drama All the wrong reasons, que también se estrenará en el Festival como homenaje al actor. La ópera prima de Gia Milani trata de la vida de cuatro personas, y cada una lucha contra sus propios demonios tras presenciar un momento traumático.