Kim Kardashian despide a su guardaespaldas por fallar en el atraco de París

Kim Kardashian y Pascal Duviermediaset.es

.

Contra todo pronóstico, Kim Kardashian acudió por la puerta de atrás a la fiesta de cumpleaños de su hermana Kendall Jenner, una celebración en un garito de Los Ángeles con casi más escoltas que invitados.
A la fiesta privada que organizó Kendall Jenner por su 21º cumpleaños no faltó su hermana Kim, sin una pieza de joyería y sin su guardaespaldas de confianza, Pascal Duvier. La celebridad entró al local por una puerta privada y flanqueada por tres policías fuera de servicio contratados específicamente para esa noche.
Fuentes cercanas a la esposa de Kanye West aseguran que cada uno de los miembros de seguridad cobró 100 dólares (90 euros) por cada hora de servicio.
La noche empezó con una cena en el restaurante Catch, en West Hollywood. Posteriormente, los invitados se trasladaron al club Delilah.
Entre los asistentes estaba Kris y Caitlyn Jenner, padres de la modelo, al igual que sus hermanas Kourtney, Khloé Kardashian y Kylie Jenner.
También acudieron al club su excuñado Scott Disick, Big Sean y su novia, Jhene Aiko, Will.I.Am, Chris Brown, Madison Beer, Paris Hilton, Cindy Crawford y su hija Kara Gerber, y las modelos Romee Strijd y Hailey Baldwin.
Testigos mantienen que los miembros de seguridad del clan casi superaban en número a los convidados.
En las últimas horas se ha conocido el despido del escolta Duvier, ausente la noche en la que la hija de Kris Jenner fue asaltada por cinco ladrones en un apartamento-hotel de París -que le robaron dinero y joyas por un valor superior a los nueve millones de euros- porque había salido a acompañar a las hermanas de la estrella televisiva Kourtney y Kendall Jenner a una fiesta.
Tras tres años encargándose de la protección de la empresaria de 36 años, Duvier ha dejado de trabajar para la familia debido a una revisión completa de la seguridad que rodeaba a la modelo.