La primera dama francesa tendrá que vivir sin la tele

Valérie Trierweilermediaset.es

.

Valérie Trierweiler, la pareja del presidente francés, François Hollande, no seguirá adelante con un proyecto que le había propuesto D8, del grupo Canal +. "Tras un periodo de reflexión, he preferido renunciar", ha declarado la polémica primera dama en el diario Ouest-France. Los medios franceses se habían echado las manos a la cabeza por lo que definieron como un claro "conflicto de intereses".
"Con D8", donde colaboró durante años (emisiones políticas y una revista cultural que dejó tras la elección de Hollande), "habíamos pensado en uno o dos documentales sobre grandes causas, como la educación de las niñas en el mundo o la demografía", explica. "Era un proyecto de vocación humanitaria, pero comprendo que, para algunos, ser la compañera del presidente y trabajar para una televisión pueda despertar recelos"
Preguntada por su futuro como periodista, Valérie Trierweiler responde que es reportera de "Paris Match desde hace 20 años", y que allí firma una crónica literaria "que nada tiene que ver con la política".
"Me encargo de mis hijos, y necesito un salario". Además, "conservar mi independencia financiera me parece sanísimo para mantener los pies en la tierra".
En la misma entrevista, Trierweiler reconoce como un "error" el tuit en el que antes del verano apoyó al rival de la ex esposa de Hollande, Ségolène Royal, en las elecciones legislativas. "Aún no era consciente de que no soy una simple ciudadana. No volverá a pasar", se disculpó.