Cada hogar español paga 144 euros al año por la televisión pública

De izquierda a derecha, Giuseppe Tringali, Alejandro Echavarría, Silvio González, Alfredo Pérez Rubalcaba y Manuel Polanco, en la jornada de Uteca.mediaset.es

 .

Las televisiones públicas recibieron 1.362 millones de euros (548 RTVE, 814 la Forta) en subvenciones el año pasado, un 26% más que en 2008 , según el IV Informe Económico sobre la Televisión Pública en España, realizado por la consultora Deloitte para la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca). Pese a estas ayudas, en el mismo ejercicio las autonómicas perdieron 772 millones de euros, frente a los 762 millones del año anterior.
Las subvenciones ya representan el 64% de los ingresos de explotación de los canales de titularidad pública , frente al 51% del ejercicio 2008.
Según el estudio, el coste neto anual por hogar de la televisión pública en España aumentó un 11% en 2009, hasta los 144 euros, en gran parte debido a la profunda caída de la publicidad.
De esos 144 euros, 34 se destinan a la financiación de TVE (ocho más que en 2008) y 110 para el conjunto de las cadenas públicas autonómicas (seis más). Dentro de las autonómicas, las diferencias oscilan de los 219 euros que cuesta la televisión balear a los 57 de Telemadrid.
Para hacer frente a la crisis, las televisiones comerciales recortaron sus costes de explotación un 11%, el doble que la estatal (5%) y las autonómicas (4%).
TVE vio aumentada su plantilla en 187 personas mientras que el conjunto de las públicas autonómicas la incrementó en 65 empleados.
En la presentación del informe de Deloitte, y en representación de Uteca, el consejero delegado de Antena 3, Silvio González, dijo que el problema de las televisiones autonómicas "se ha agravado" en los últimos años con el nacimiento de nuevas cadenas.
A su juicio, el sistema de doble financiación de las autonómicas (subvención más publicidad) "supone un clarísimo ataque a las normas básicas de la competencia", ya que, valiéndose de "la coartada del manido discurso del servicio público", ofrecen la misma programación que los operadores comerciales pero con el respaldo de los anuncios y de los dineros de todos.
González lamentó que la actual legislación audiovisual avale este "despilfarro" de los Gobiernos regionales -en 2010, pérdidas cercanas a los 200 millones, con unos presupuestos de 1.860 millones, con más de 8.000 empleados y cerca de 1.500 millones de euros de deuda acumulada-, en lugar de extender a las autonómicas la "valiente" supresión de la publicidad en TVE decidida por el Gobierno.
"Ha llegado el momento de actuar", dijo. "Se hizo en TVE y ahora le toca el turno a la televisión autonómica. Estamos abiertos a encontrar vías de solución".