Los periodistas españoles expulsados de Marruecos exigen "contundencia" al Gobierno

Ángel Cabrera y Àngels Barceló informan de lo que ocurre en El Aaiún.mediaset.es

.

Los tres periodistas españoles que hoy fueron expulsados de Marruecos y otros nueve a los que se les impidió igualmente la entrada en el país lamentaron a su llegada al aeropuerto de Gran Canaria los impedimentos que pone el reino marroquí a la libertad de prensa.
Entre el grupo de periodistas que pretendían informar sobre la situación tras el desmantelamiento del campamento Gdeim Izik se encuentran , que fueron expulsados después de entrar en El Aaiún rompiendo el bloqueo informativo impuesto por Rabat. dos de TVE, uno de Onda Cero, dos de Antena 3, una de France Press, uno de Público y dos de Efe, así como los redactores de la Ser Àngels Barceló y Nicolás Castellano y el técnico Ángel Cabrera
Barceló ha dicho a su llegada al aeropuerto grancanario que Marruecos no respeta la libertad de información y que, ante esta situación, el Gobierno de España no ha utilizado suficiente contundencia.
"El Gobierno de Marruecos no respeta uno de los pilares del estado de derecho, que es el derecho a la información y el Gobierno español no utiliza la contundencia que debería utilizar", dijo Barceló, quien aseguró que mientras estuvieron allí no han estado desasistidos por las autoridades españolas.
Ha afirmado igualmente que durante el tiempo que han estado en El Aaiún han observado mucho miedo entre la población y ha insistido sobre la necesidad de que los medios de información puedan estar presentes para informar sobre la situación actual.
Nueve de los periodistas que llegaron a Gran Canaria viajaron hoy mismo a El Aaiún en el primer vuelo de la compañía Binter que salía hacia allí después de que el lunes decidieran suspender sus vuelos ante la incertidumbre de lo que pudiera estar ocurriendo en la zona.
Esos nueve periodistas no pudieron desembarcar del avión debido a la prohibición de las autoridades marroquíes y volvieron en la misma aeronave junto a los tres periodistas de la Ser que permanecían en El Aaiún desde hace varios días y que fueron expulsados hoy.
El comandante de la aeronave había indicado a los periodistas antes del despegue de Gran Canaria que, una vez estacionados en el aeropuerto de El Aaiún, subirían a bordo agentes de seguridad marroquíes para recoger los pasaportes de los enviados especiales.
Policías de paisano identificaron a los periodistas y a los medios para los que trabajan y, tras quince minutos de espera, fue el propio comandante quien comunicó la negativa a que la prensa internacional pudiera desembarcar.
Una vez ya en el aeropuerto de Gran Canaria, y ante una gran cantidad de medios de comunicación, Barceló ha asegurado que la población saharaui tiene "muchísimo miedo" y "temor", pánico a hablar.
La periodista ha añadido que no se quiere "ni imaginar lo que pueden pasar los saharauis" si ella y sus dos compañeros, "teniendo el apoyo del Gobierno de España", han vivido "una noche de maltrato, una noche de detención, una noche de vejaciones".
Actualmente El Aaiún es "una ciudad tomada" y hay que intentar entrar "una y otra vez" para contar lo que en ocurre y, en caso de no lograrlo, denunciar la imposibilidad de informar.
Durante el tiempo que los tres periodistas de la Ser estuvieron retenidos en comisaría vieron cómo las fuerzas antidisturbios se preparaban para salir a las calles y volvían con jóvenes saharauis detenidos.
Barceló indicó que durante su estancia en El Aaiún han tenido "muy pocos contactos" con la población saharaui debido al miedo existente.
Por su parte, Castellano manifestó que "esta escalada de acontecimientos igual hace reflexionar al Gobierno español sobre su posición sobre el Sahara", pues el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró en primera legislatura que "lo iba a resolver en seis meses, han pasado más de seis años y lejos de resolverse, está mas lejos de esa resolución".
Ha añadido que "las relaciones idílicas" con Marruecos que, en su opinión, presenta el Gobierno de España "en la práctica no son tan buenas".