Mayte Carrasco, premio al mejor corresponsal

Mayte Carrascomediaset.es

.

La princesa de Asturias, Letizia Ortiz, ha abogado por una prensa que sea el "mejor intérprete" de una sociedad que necesita referencias. Por ello, ha apostado por los periodistas "sólidos, independientes y rigurosos", como garantía para quien busque información seria, ante la "grave crisis" que ha golpeado al sector "con la pérdida de miles de puestos de trabajo".
Durante el acto de entrega de los premios del Club Internacional de Prensa (CIP) en su 50º aniversario, ha recordado una palabras del recién fallecido Antonio Mingote, quien señalaba que "el ejercicio limpio de la comunicación es una manera de defender la libertad".
Doña Letizia ha añadido que "el rigor y la seriedad del trabajo periodístico apuntalan la libertad de las sociedades democráticas". En este sentido, ha hecho referencia a la Constitución y su reconocimiento explícito a la libertad de prensa. "Hoy las dificultades son muchas, pero la expresión de libertad que significa vuestro trabajo es una realidad", ha sentenciado.
En esta edición de los premios, los galardones han sido para Mario Vargas Llosa, por su papel destacado en los últimos 50 años como periodista; Mayte Carrasco, enviada especial de Mediaset a Libia, con el premio al mejor corresponsal o enviado español al exterior; Gilles Tremlett, como mejor corresponsal extranjero en España; Jon Lee Anderson, por contribuir a difundir la imagen de España; Daniel Samper Pizano, premio a la trayectoria profesional a lo largo de toda una carrera periodística; y Reporters Sans Frontiéres, por su defensa y apoyo a los medios de comunicación.
Al evento también han asistido la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, junto con el presidente del Congreso, Jesús Posada, la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, así como distintos embajadores, periodistas y la presidenta del CIP, Carmen Enríquez.
Esta última, ha hablado de los "riesgos" que vive el periodismo, entre los que ha destacado "el peligro que supone convertir la información en pleno espectáculo, algo banal, los cierres de periódicos o delegaciones y los despidos de trabajadores". En este sentido, Enríquez ha asegurado que la profesión se encuentra ante "un panorama desolador", pero ha instado a recuperar un periodismo "riguroso y veraz" para hacer frente a "esta situación nada halagüeña".
Por otro lado, la alcaldesa de Madrid, ha recordado a Manuel Fraga, quien -como ministro de Información y Turismo- presidió la inauguración del Club el 15 de noviembre de 1962 y al que ha calificado como "una figura clave de la Transición e imprescindible en la recuperación de la democracia en España".
El premio Nobel Mario Vargas Llosa, que ha hablado en nombre de los premiados, ha advertido de que "no todo el periodismo es elogiable". En este punto, ha señalado que "es una vergüenza que exista un periodismo irresponsable que hurga en las miserias de las personas para satisfacer el morbo" y ha instado a los periodistas a "combatirlo".
Vargas Llosa ha recordado a los "colegas" que ejercen la profesión en zonas de riesgo, a quienes trabajan bajo líderes autoritarios o a aquellos que lo hacen en un sistema democrático y que, aún así, ven coartada su libertad de expresión. Por ello, ha insistido en que resulta "muy importante" que los gobiernos, los periodistas y los ciudadanos "se movilicen en defensa de los periodistas que trabajan bajo amenaza de perder su libertad".
Asimismo, ha calificado el periodismo como "el mejor indicador de la libertad de un país" y "una aventura extraordinaria que permite a quienes se encuentran en la profesión a vivir más intensamente que otras personas". "Un periodismo sin trabas, riesgos o peligros es una garantía de progreso, democracia y un camino seguro hacia la civilización", ha sentenciado.