A prisión por saltarse el guión

Un joven actor chino especialista en kung-fu fue condenado a cuatro años de prisión por romper una de las cámaras de la serie de televisión en la que trabajaba, algo que al parecer hizo para intentar impresionar al director, informa la prensa china.
El actor, del que sólo se ha facilitado su apellido (Meng) y su edad (20 años), consideró que era necesario saltarse el guión y llevar a cabo una espectacular exhibición de kung-fu, dado que el director de la serie en cuestión era el coreógrafo de artes marciales más prestigioso de China, Yuen Woo-ping.
Sin embargo, el actor acabó rompiendo "deliberadamente", según determinó la justicia, una cámara valorada en 45.000 euros, lo que le ha costado una condena de cuatro años de prisión. Meng, que es de la provincia sureña china de Guizhou, admitió su culpa en el juicio y no apelará la sentencia, ha destacado la agencia oficial Xinhua, quien ha señalado con ironía que el actor "tiene ahora un nuevo papel, el de prisionero".
Yuen es uno de los mayores especialistas en cine de artes marciales del mundo, y ha trabajado como principal coreógrafo de películas como Tigre y dragón, Matrix y Kill Bill, entre otras.