Steven Frayne, el mago de lo imposible