Risto Mejide: “No dejéis nunca de escuchar ni de conversar”

.