'Amores perros', un flechazo al primer ladrido

.

Quien me quiera tiene que querer a mi perro. No existe dueño de mascota que no haya dicho alguna vez esa frase. Y seguro que si los animales pudieran hablar, también tendrían mucho que opinar respecto a las parejas de sus amos. Perros, dueños... y viceversa. Ha llegado el momento de mezclarlos y comprobar las combinaciones resultantes en un programa donde el amor se capta al primer ladrido.
El 15 de noviembre (22.45) llega a Cuatro Amores perros, producido por la cadena en colaboración con Producciones Mandarina, donde cada semana se ofrecerá al espectador una historia autoconclusiva de búsqueda de un compañero ideal de juegos y correrías para el cuadrúpedo protagonista... Y quizá también para el bípedo. Amor, cariño, risas y, sobre todo, devoción por los perros.
Amores perros profundiza en una realidad que vemos cada día en parques y calles: dueños de perros cruzando sus vidas gracias a sus mascotas. Algunas de estas historias no pasan de una simple relación de conocidos, otras se convierten en grandes amistades y en algunas la afinidad termina transformándose en amor.
¿Cómo se fraguan esas relaciones? ¿Cuánto marca un perro y la particular manera que cada dueño tiene de criarle a la hora de conocer a otras personas? ¿Se puede tener feeling con alguien cuando las mascotas no se soportan? Y al contrario, ¿si las mascotas se convierten en inseparables, pero los dueños son como agua y aceite?
El programa se centrará cada semana en la particular historia de un perro y su dueño. Solteros que saben que el amor de su vida es su mascota, madres y padres que consideran a su perro un hijo más, perros de campo que son pieza fundamental en el engranaje del trabajo diario, mascotas que viven a cuerpo de rey, pequeños cachorros sin raza ni pedigrí adoptados de centros de recuperación animal o hinchas de un equipo de futbol cuya pasión es incluso compartida por su animal de compañía.
El dueño se encargará de hacer las presentaciones, tanto la propia como la de su perro. El programa descubre su entorno, sus condiciones de vida y sobre todo la relación tan especial que les une a través de un emotivo álbum de fotos. De su mano conoceremos las razones y motivaciones para participar en el programa.
Amores perros. Cuatro
Tras conocer a la pareja protagonista, el equipo del programa propondrá al protagonista (humano) de la semana un variopinto grupo de candidatos (perrunos) para que seleccione a dos y vivir con ellos unas jornadas de juego y diversión.
En esta fase de selección, el dueño no estará solo. Una persona de su entorno, que entiende y comprende la relación tan especial que existe entre los dos protagonistas del programa, ejercerá de asesor para guiarle, calmarle en sus inquietudes y compartir confidencias.
A propuesta del primer candidato seleccionado, dueño y mascota acudirán hasta el lugar elegido para disfrutar de una jornada de convivencia a dos niveles: por un lado, los perros interactuarán haciendo lo que mejor saben hacer: saltar, jugar, correr.... Y por otro, los humanos descubrirán si entre ellos existen afinidades más allá de la devoción por sus mascotas o si son polos opuestos.
Amores perros. Cuatro
La cita no terminará con la caída del sol. Los perros convivirán bajo el techo del primer candidato, pero eso sí, bajo las estrictas normas que deje el dueño, que se enfrenta a horas de incertidumbres y soledad sin su mascota cerca. El mismo procedimiento se repetirá con el otro candidato. Nuevas habilidades, otras experiencias vitales para dueños y animales, y una jornada de separación.
Las cámaras del programa registrarán por separado el transcurrir de esa jornada del uno sin el otro, y a su debido momento, el dueño de la mascota descubrirá si la convivencia del animal con los candidatos ha estado a la altura de sus exigencias.
Amores perros. Cuatro
Un idílico entorno ambientado especialmente para la ocasión servirá de marco para la elección final. Perro, dueño y asesor se reencontrarán con sus dos citas a la espera de conocer finalmente si ha habido algún tipo de conexión entre humanos y/o animales y si aquellas incipientes historias de amistad amplían su círculo de dos a cuatro miembros. El visionado de las horas en las que su perro quedó al cuidado de otra persona, y el cumplimiento (o no) de las reglas pactadas serán clave para la decisión final.
Amores perros. Cuatro
Entre otras curiosidades, a la convocatoria de casting de Amores perros se presentaron casi 1.000 parejas dueño-mascota.
El programa se ha grabado en 16 provincias de la geografía española, lo que ha supuesto 39.432 kilómetros en coche y furgoneta (casi, casi la
circunferencia de la Tierra), unos cuantos miles más extra en tren y avión, 10 kilómetros en barco y casi una milla en patín de pedales.
Durante toda la filmación del programa, el equipo contó con el apoyo y asesoramiento de Pomi Ramírez y Javier Velasco, adiestradores caninos que velaron por el bienestar y seguridad de animales y personas.
Pomi y Javier serán los protagonistas de una de las secciones de la página oficial en Cuatro.com de Amores perros, donde compartirán consejos y trucos para el cuidado de mascotas.
Parques acuáticos para perros, peluquerías para ir a la última moda, estilismos pret-a-porter, centros especiales para adiestrar a cachorros... Amores perros mostrará todo el universo que rodea a estas mascotas y las infinitas posibilidades de ocio y entretenimiento que existen.
En el primer programa se presenta a Cristian, que ha sido Mister Cádiz y es el inseparable dueño de una perra mestiza llamada Canela. Viven con María, la madre de Cristian, y entre los tres forman un triángulo indivisible de complicidad, risas y posiciones enfrentadas, con Canela como centro absoluto de atención.
Los tres emprenderán el camino para encontrar compañero de juegos para Canela y, si surge, pareja para Cristian. Hasta Cataluña llegarán para conocer a Stark y a su dueña, Patricia. Stark es un husky juguetón aficionado a comer comida de la mesa y a ayudar a su dueña en el negocio familiar, una churrería. Patricia intentará seducir a Cristian al tiempo que Canela y Stark mostrarán una conexión inmediata.
En el otro extremo de la balanza está Iria y su espectacular galgo afgano Djoko, un elegante perro acostumbrado a los concursos, los estilismos y las clases de doga (perro-yoga). Un mundo muy opuesto al gimnasio de Cristian y las rutinas playeras de Canela que, sin embargo, encajarán bastante bien.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.