Cuatro abre un gimnasio en la calle

osmincuatro.com

.

Ha forjado su propio método aplicando los conocimientos de sus años de formación militar; sus entrenamientos se realizan en la calle, utilizando elementos del mobiliario urbano como material deportivo; y exige a sus discípulos un compromiso total con sus reglas, que incluyen un completo programa de ejercicios y una estricta dieta a base de pescado, agua y ensalada. Osmin Hernández es riguroso con sus normas y efectivo con sus objetivos: mejorar en 30 días la forma física y la autoestima de los nueve participantes de El método Osmin, nuevo programa de coach físico que Cuatro estrena el 10 de enero, a las 22.30.
Una empresaria apasionada de la moda que está descontenta con su aspecto; un hombre recién separado que quiere recuperar su autoestima y encontrar pareja; un ama de casa aficionada a los dulces que no quiere frustrarse cuando es rechazada por su imagen al buscar trabajo; un militar que desea mejorar su preparación física; una pareja gay que busca ser portada de revista; un aficionado a los videojuegos que lleva cinco años sin hacer deporte; una mujer con sobrepeso con muchos complejos; y un opositor a Policía Nacional: estos son los nueve voluntarios que han sido elegidos en un casting al que se presentaron más de 3.000 candidatos y que se someterán al método de Osmin Hernández, conocido popularmente como el entrenador de las estrellas tras haber puesto en forma a celebrities como Madonna, Matt Damon o Mickey Rourke.
Cada entrega del programa, que Cuatro produce en colaboración con La Competencia TV, será autoconclusiva, se centrará en un único caso y mostrará la espectacular evolución de cada participante.
Tres son las reglas básicas del coach
-La calle es tu gimnasio. Realizarán ejercicios con cualquier objeto del mobiliario urbano, elemento o lugar que encuentren en la calle: bancos, parques, árboles, parterres, coches, conos de señalización o escaleras, entre otros.
-Pescado, agua y ensalada. Será una de las reglas básicas más difíciles de cumplir, pues su dieta girará durante 30 días en torno a estos tres alimentos. Para Osmin esta rutina es innegociable, ya que con ella los voluntarios quemarán su grasa corporal y eliminarán toxinas para limpiar su organismo. La dieta ayudará a que los participantes empiecen de cero y hará más fácil su puesta a punto.
-Nada de sexo durante 30 días. Bajo ningún concepto. De ningún tipo. Nada de nada. Osmin Hernández cree que el sexo solamente les hará perder fuerzas y no rendir al 100% durante su entrenamiento.
Cada edición de El método Osmin se iniciará con la llegada del entrenador cubano a la casa o el centro de trabajo de cada participante y allí mismo comenzará su programa de ejercicios, que continuarán a lo largo de un mes en distintas localizaciones urbanas.
Osmin contará con la complicidad y colaboración de familiares y amigos de cada alumno para que trabajen en su ausencia como agentes especiales y le revelen si está siguiendo las pautas del método o si, por el contrario, está haciendo caso omiso de alguna regla.
En cada episodio, Osmin concederá un día libre para que su discípulo haga lo que quiera, rompiendo la rutina del entrenamiento, siempre y cuando no se salte ninguna de las tres reglas básicas del método. Y si el protagonista cae en alguna tentación, impondrá una sanción proporcional al tipo de infracción. Una de los peores será tener que convivir durante 24 horas con el estricto Osmin, siempre riguroso con sus objetivos.
El preparador también realizará visitas sorpresa a las casas de los participantes para detectar posibles negligencias en el método, acompañado de Osmincito, un mono que detecta mediante el olfato cualquier cosa que se le haya podido pasar por alto a Osmin.
Además, cada uno de los participantes dispondrá de su propia cámara de vídeo para expresar su estado de ánimo, sus sentimientos y opiniones sobre sus entrenamientos. Y al final de cada entrega, el programa reunirá a las personas del entorno más allegado del protagonista para mostrar los resultados de su espectacular cambio físico.
La primera participante dispuesta a someterse al reto de Osmin es Pamela. Tiene 33 años, nació en Paraguay y lleva 10 años en Madrid. Su principal problema a la hora de ponerse en forma es la falta de motivación. La chica asegura haber probado todas las dietas que existen, aunque abandona siempre por falta de resultados y constancia. Algo parecido le sucede con el ejercicio físico: siempre que se apunta a un gimnasio desiste al poco tiempo porque se aburre.
Osmin encuentra en Pamela un gran reto al que enfrentarse: tiene que convertir a esta chica rebelde y gruñona, aficionada a los dulces y a tumbarse en el sofá, en una joven capaz de ponerse en forma, perder los kilos que le sobran y, especialmente, vencer su mayor miedo: la claustrofobia. Y todo ello en 30 días.
A pesar de que es una mujer luchadora, Pamela se siente frustrada al ser rechazada por su físico cuando va a buscar trabajo. Su marido es entrenador personal, pero nunca le toma en serio. Y además, odia el pescado. Pamela decidió participar en El método Osmin cansada de esta situación y dispuesta a cambiar su actitud. "Si quieres algo, tienes que salir a por ello", explica al programa. Lo que no imagina es que el camino hasta alcanzar su objetivo está lleno de dificultades.
Osmin Hernández perteneció al cuerpo de élite de la marina cubana, donde fue sometido a duros entrenamientos. Con 20 años decidió abandonar Cuba y emigró como balsero ilegal rumbo a Miami, donde encontró trabajo en un restaurante propiedad de Emilio Estefan, que le dio su primera oportunidad como entrenador personal. Posteriormente ha trabajado con numerosas celebrities, como los actores Matt Damon, Mark Walhberg, Mickey Rourke, la tenista Anna Kournikova y los cantantes Madonna, Gloria Estefan, Mariah Carey y Jon Secada.