Jesús Calleja: "Lo importante era salir vivos de aquella ratonera"

.

Nueve días bajo tierra -en la sima Krúbera-Voronya, en el Cáucaso-, seis de ellos a 1.637 metros de profundidad, atrapados por unas lluvias torrenciales. "No es un Desafio extremo cualquiera", advierte Mariano Blanco, director del Área de Producción de Entretenimiento de Cuatro. Es "una experiencia traumática. Que espero que no se repita nunca", abunda Jesús Calleja, el aventurero de la cadena. El próximo viernes, Cuatro estrena Abjasia, atrapados bajo tierra (22.30), una expedición que nació para buscar otras formas de vida y que acabó convertida en"una odisea por la supervivencia", apunta Calleja.

Este Desafío extremo -el 63º que acomete Calleja para Mediaset España- tenía un "carácter marcadamente cientifico", cuenta Blanco. Localizar especies vivas en la sima, bajando a una cota de 2.080 metros. "Y la han encontrado", como una colonia de mosquitos. Pagando un alto coste: "Nunca antes había visto a Jesús tan desgastado tras una expedición. Nos emocionó verle salir y escucharle decir que a partir de ahora se va a tomar la vida de otra manera", prosigue.

"Es la primera vez que me pregunto por qué me he metido en este lío", reconoce Calleja. Y pronto responde: "¿Retirarnos? Ni locos vamos a tirar la toalla. Es probable que volvamos a intentarlo más adelante".

"Nada más meternos" en el agujero, relata, "vimos que ni habíamos imaginado lo que íbamos a encontrar". La gota fría "convirtió aquello en un infierno. Caían más de 50 litros por metro cuadrado".

"Ahí empezó una odisea por la supervivencia. Era importante grabar, pero más salir vivos de aquella ratonera", razona.

Lideraba el equipo un espeleólogo sevillano, Sergio García-Dils, dedicado a esta aventura desde hace tres décadas, cuando se ató por primera vez a una cuerda de escalada con 12 años. "Está chiflao", bromea Calleja, pero "nos sacó del mayor aprieto en el que hemos estado en nuestras vidas".