Meritxell Martorell llega a Cuatro para vivir '21 días' como prostituta

.

¿Cómo es la vida de las mujeres que trabajan en el mundo del sexo? ¿Cómo se sustenta un negocio que mueve al año más de 3.600 millones de euros? Meritxell Martorell se sumerge en el mundo de la prostitución viviendo en un club de alterne durante tres semanas, en su primera experiencia al frente de 21 días, que el viernes 15 de abril (23.00) estrena su séptima temporada en Cuatro.
En siguientes entregas del formato, que la cadena produce en colaboración con BocaBoca, Meritxell tendrá que adaptarse a las estrictas normas de una comunidad judía ultraortodoxa; comprobará los efectos de la ayahuasca, la droga ancestral de los chamanes del Amazonas, y vivirá de cerca el drama de los refugiados sirios en su camino hacia Europa.
"21 días te da la oportunidad de humanizarte más, de tomarte el periodismo como algo más personal. Este programa te permite empatizar con los protagonistas y sus historias". Con estas palabras resume Meritxell Martorell su experiencia al frente del programa. "21 días es el único formato en televisión que actualmente ofrece al periodista vivir en primera persona lo que quiere contar y esto es un regalo. Definitivamente no es lo mismo vivirlo que contarlo", concluye la periodista, que toma el relevo de Adela Úcar y Samanta Villar en la conducción de este espacio, uno de los formatos de reportajes más veteranos de Cuatro.
"Me choca que alguien entre en un club, mire el género que hay y escoja lo que más les gusta, como si fuera una tienda", comenta Meritxell Martorell, que en la primera entrega de la temporada de 21 días se enfrenta a una de las situaciones más delicadas que ha experimentado en su carrera: convivir durante tres semanas en un prostíbulo junto al resto de las empleadas del local, estar en contacto con los clientes y vivir momentos que nunca hubiera imaginado.
Meritxell Martorell ('21 días')

"Tengo 32 años, soy actriz porno, también soy chica de compañía, prostituta, escort... Empecé con 18 años en Palma de Mallorca, nos quedamos sin recursos y empezamos a probar...", explica Luna, una prostituta que ejerce en el club de alterne donde se aloja Meritxell. "Una prostituta es una guerrera", confiesa Lola, una mujer casada que, a sus 39 años, tiene dos hijos y ya es abuela.
Patricia, por su parte, tiene que conseguir 1.500 euros en apenas tres días para que su hijo no se quede en la calle. "No tenemos casa y estoy luchando por buscar una. Me duele que tenga que hacer esto", explica.
Meritxell Martorell ('21 días')
Tras su experiencia en la casa de citas, en la isla griega de Lesbos se vive a diario una llegada masiva de refugiados que escapan de la guerra en Siria. En este programa, la reportera vivirá la experiencia por la que pasan los voluntarios en la isla y recorrerá junto a los refugiados parte del duro camino que emprenden hacia Europa una vez que pisan tierra. Creen que en este continente tendrán una nueva vida, pero muchas veces no es así y cada vez se encuentran con más fronteras cerradas. Esta será, sin duda, la experiencia más dura para la reportera: "Un día estaba en Lesbos en un ferry que cogen para ir a Atenas. Estaba grabando en un sitio muy oscuro y me choqué con un bulto que creía que era un paquete pero era una persona. Es lo más duro que he visto nunca".
En 21 días tomando ayahuasca, la droga de la selva, Martorell entra en contacto con la droga ancestral de los chamanes del Amazonas y que se ha puesto de moda en los últimos años en Occidente hasta el punto que se organizan viajes turísticos para tomarla tanto en la selva como en retiros que se ofrecen en las ciudades. Así es el reclamo de la ayahuasca, la llamada droga de la selva, con la que Meritxell experimentará durante 21 días. La reportera convivirá con chamanes y asistirá a distintas sesiones para comprobar ella misma qué efectos produce esta sustancia.
Meritxell Martorell ('21 días')
Después llega 21 días con judíos ultraortodoxos. Las estrictas normas bajo las que vive una de las comunidades más herméticas del mundo obligarán a la reportera, entre otros aspectos, a vestir con una túnica negra que le cubrirá todo su cuerpo excepto el rostro. Otra de las condiciones que tendrá que aceptar para convivir con la comunidad judía ultraortodoxa será la de aceptar que ningún hombre le pueda mirar a los ojos cuando le hable y que por la calle tenga que andar ocho pasos por detrás de ellos.
Atrevida, curiosa y sin miedo a enfrentarse a situaciones límite, Meritxell Martorell desembarca en 21 días dispuesta a investigar, conocer y experimentar en primera persona los asuntos que abordará en cada entrega del programa.
Licenciada en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, con estudios en Filología Inglesa, bloguera y actriz de publicidad, Meritxell Martorell (Barcelona, 1986) ha trabajado como reportera en Localia TV y Urbe TV, entre otros operadores, y en varios canales corporativos de televisión. Ha sido directora y presentadora en L'imperdible, programa cultural de la televisión de L'Hospitalet (Barcelona), colaboradora del programa Atrévete, de Cadena Dial, y productora y locutora del magacín Ya te digo, en Europa FM. Sus principales aficiones son el yoga, la lectura y los viajes, pasión que ha podido desarrollar con La vuelta al mundo de Shandy Cruzcampo, una actividad promocional de la mencionada compañía en la que fue reportera de viajes durante un año.
Con una media de 8,3% de share y 623.000 espectadores en 2012-2013, último periodo en el que se emitió una temporada completa, 21 días fue líder absoluto de su franja con un 13,6% de cuota entre el público de 25 a 34 años, duplicando a La Sexta en ese target (6,4%). Además, el programa se impuso a su principal competidor entre los espectadores de 13 a 34 años (13,7% vs. 6,1%) y en target comercial (9,7% vs. 7,4%).