'En el punto de mira' levanta el velo de los abusos en la Iglesia

'En el punto de mira' levanta el velo de los abusos en la Iglesia.'En el punto de mira' levanta el velo de los abusos en la Iglesia.

Boro Barber y María Miñana investigan el 14 de febrero en Cuatro (22.50) algunas de las denuncias contra sacerdotes acusados de pederastia.

En España no existe un registro público con los casos de niños que pudieron sufrir abusos sexuales en seminarios, parroquias o colegios eclesiásticos, pero hay muchas voces que los han denunciado. El reportaje de En el punto de mira que Cuatro emite el 14 de febrero a las 22.50 investiga los abusos sexuales cometidos en el ámbito de la iglesia. Los reporteros Boro Barber y María Miñana pondrán el foco en los casos de mayor relevancia.

Un pequeño porcentaje de estas denuncias llegan a los tribunales y las penas son ejecutadas, pero la mayoría de los casos que han saltado a la luz pública ya han prescrito o han sido juzgados por tribunales eclesiásticos, cuya pena suele ser el retiro.

En el reportaje de En el punto de mira los espectadores conocerán a algunos de los sacerdotes que, tras cometer un supuesto delito, no han pisado la cárcel porque los hechos han prescrito.

Los reporteros del programa visitarán, entre otros, el seminario de La Bañeza, en León, y el Salamanca, donde sucedió otro abuso que también ha prescrito. El reportaje ofrecerá el testimonio de la víctima, el sacerdote acusado y el obispo de Salamanca, quien presuntamente y según la versión del agredido, le ofreció dinero para comprar su silencio.

El espacio tratará también sobre los casos de la Abadía de Montserrat, hoy de plena actualidad. Ya son ocho las personas que acusan a un monje de este centro de abusos sexuales mientras fue responsable del grupo de scouts del monasterio.

El espacio también mostrará la reacción de los ciudadanos. La semana pasada, en Deusto, cientos de personas se manifestaron en contra de un antiguo salesiano al que acusan de haber abusado de decenas de jóvenes mientras la congregación miraba para otro lado.

Los casos a nivel mundial son tan graves que el papa Francisco ha convocado una cumbre contra la pederastia y ha pedido que se acabe con esta lacra, que hasta ahora siempre se ha tratado de puertas para dentro.