'Viajando con Chester' regresa a Cuatro con Pedro J. Ramírez y Luis del Olmo

Viajando con chestermediaset.es

.

Nuevos viajeros y nuevas historias. Risto Mejide y Chester se ponen de nuevo en marcha para seguir disfrutando de las buenas e intensas conversaciones con algunas de las personalidades más fascinantes de nuestra sociedad. Los sofás tapizados ex profeso para cada uno de los invitados aguardan listos para recibir a sus ilustres viajeros a partir del domingo 18 de mayo (21.30), en Cuatro.
Los primeros en inaugurar unas nuevas rutas repletas de opiniones, reflexiones y algún que otro secreto ahora confesable son dos mediáticos periodistas: Pedro J. Ramírez y Luis del Olmo. Tanto o quizá incluso más controvertido resulta Francisco Marhuenda, también periodista -director de La Razón-, también líder de opinión y también denostado y ensalzado a partes iguales. Dos de los artistas nacionales más respetados fuera de nuestras fronteras demostrarán su talento: la actriz Rossy de Palma y el chef con tres estrellas Michelín David Muñoz. El psicólogo Luis Rojas Marcos, el exseleccionador nacional de fútbol José Antonio Camacho, el publicista Toni Segarra y Fabián Picardo, ministro principal de Gibraltar se acomodarán en su propio sofá dispuestos a emprender un viaje donde el camino lo marcan ellos.
En una de sus contadísimas apariciones televisivas, el deportista español más internacional, Pau Gasol, también se sentará en un chester XXL diseñado a su altura. El jugador de la NBA se anima a viajar con Risto y lo hace dispuesto a contar lo que aún no ha contado de sus inicios, de su periplo norteamericano, de sus amistades y sus polémicas.
Además, el programa producido por Cuatro en colaboración con La Fábrica de la Tele emprende en esta nueva temporada un viaje único, rumbo a uno de esos temas que suscitan controversia con tan sólo pronunciarse: "Gibraltar". El famoso Peñón situado en la bahía de Algeciras se convierte en protagonista de un programa especial para el cual el propio Chester ha decidido reinventarse. El sofá se dividirá en dos mitades simétricas, una blanca y una negra, tan fáciles de unir como de separar para acoger a los diferentes invitados.
Risto Mejide define su experiencia al frente de la primera temporada como un "privilegio, no sólo por el formato del programa, sino porque a la gente le ha gustado que exista un espacio en televisión donde dos personas se sientan a conversar". Para esta segunda temporada de Viajando con Chester,  Mejide lo tiene claro: "Con una idea tan definida, no hay necesidad de cambiar nada. Tan sólo disfrutar de la gente que hemos conseguido embarcar a este viaje. Todos ellos son realmente interesantes".
Unos invitados que además han quedado seducidos por Viajando con Chester. "A muchos de ellos les encantó el programa. Ahora ya saben cuál es nuestra intención y no ha resultado especialmente difícil convencerles para este viaje", explica Risto. "Chester tiene algo muy especial: quien se sienta en él, cuenta cosas que nunca antes había explicado en público. Las conversaciones siempre están llenas de tensión para buscar esa autenticidad. En esta temporada, las confesiones sorprenden aún más".
En Viajando con Chester, Pedro J Ramírez y Luis del Olmo se mojan, opinan, admiten, detallan y sobre todo, se dejan llevar por el placer de la conversación. Son controvertidos con lo que dicen y por cómo lo dicen. Se vanaglorian de no tener pelos en la lengua ni mordazas en la boca. Y quizá por ello sus singladuras profesionales siempre han estado llenas de avatares y vericuetos que les ha obligado a caminar por el filo de la navaja. Son auténticos representantes de un género, el periodismo "de raza", que parece en vías de extinción. Por ello son dos auténticos Supervivientes, como define el título del primer programa. Ambos suscitan interés, curiosidad y muchas preguntas. Viajando con Chester no es una excepción ante tanta expectación.
De los años de censura oficial y los tiempos de tijera oficiosa, de sus aventuras y desventuras personales por culpa de su profesión tan pública, de los grandes recuerdos y los no tan gratos acontecimientos vividos en los años de profesión, del devenir del periodismo y el futuro que aún les aguarda. Estos y otros temas saldrán a relucir en su conversación con Risto, quien se reserva muchos interrogantes en busca de una respuesta por parte de dos hombres acostumbrados a ser ellos quienes hagan las preguntas y, sobre todo, quienes mantengan la distancia y la prudencia en las respuestas..
Un sofá decorado con la prenda fetiche de Pedro J, unos tirantes verdes, presidirá el encuentro entre Risto y el ex director del diario El Mundo. Enmarcados en uno de los salones del gran hotel Palace, justo frente a las puertas del Congreso de los Diputados, el publicista se sentará junto a todo un experto en el manejo de los tempos de la comunicación. Fundador del diario El Mundo, azote del Gobierno de Felipe González, escritor y uno de los periodistas españoles con mayor proyección nacional e internacional, Pedro J. Ramírez se sube a bordo de Chester para emprender un viaje que le llevará por los momentos más dulces de su vida y también por las etapas más oscuras. Sin censuras, sin temas descartados y sin condiciones previas. El hombre acostumbrado a preguntar, se anima a hablar.
Entre otros asuntos, Pedro J comenta:
"¿Cuál es la herida que tengo 17 años después? Que hubo algunos medios de comunicación y que hubo algunos periodistas muy destacados que diciéndose progresistas intentaron explotar ese morbo de película española cutre para tratar de dañarme y de proteger a sus amigos, que eran los que habían urdido la operación y los que tenían la responsabilidad en los crímenes de los GAL"
"Hay una cosa que no tiene vuelta de hoja: que Mariano Rajoy le mandó al señor Bárcenas un SMS de apoyo después de que se hubiera descubierto que tenía veintitantos millones de euros escondidos en Suiza".
"Lo que me impide montar un periódico mañana es que yo no voy a hacer nada contra mis compañeros mientras El Mundo sea viable y mientras El Mundo no se aparte de su línea profesional y editorial".
El segundo invitado es también un grandísimo experto en el arte de la conversación. Y además domina con absoluta maestría el uso de los silencios. Un chester tapizado de infinitos transistores, emplazado en el Museo de la Radio de Tarragona, será el cómodo testigo de la distendida charla entre Risto y Luis del Olmo. El hombre que en 1973, y durante 44 años, llevó el magacín Protagonistas hasta lo más alto de la radio en España, vuelve al formato que más cómodo le hace sentir, la conversación de tú a tú. Lo hace para hablar de sus inicios, de su carrera y de su despedida. De los amigos que encontró en el camino y también de los múltiples obstáculos, amenazas y enemigos. De las críticas recibidas y también de los aplausos cosechados. Y por supuesto, también se embarca en este viaje para preguntar. Porque a un periodista le resulta imposible no preguntar.
Como adelanto de lo que cuenta:
"Que nadie me diga: 'Ha pasado el tiempo, hay que tener consideración...'. Yo no tengo consideración. Mientras viva, los miembros de ETA siempre me tendrán enfrente".
"Yo no he pedido que el Rey se vaya. Yo digo que el Rey, que tiene mi misma edad, digo: 'Majestad, se vive muy bien en la jubilación, piénseselo. Usted ha cumplido ya con todo. Además, tiene un hijo que está perfectamente capacitado. Venga a la cofradía de los jubilados".
Viajando con Chester, el programa producido por Cuatro en colaboración con La Fábrica de la Tele, cerró su primera temporada cumpliendo el compromiso adquirido en su estreno: entregando las recaudaciones obtenidas de las pujas de cada uno de los sofás protagonistas del programa a las ONG elegidas por sus invitados.
La cifra total recaudada ascendió a 47.111 euros y el propio Risto hizo entrega de los talones con el dinero correspondiente en un acto celebrado en la sede de Mediaset España, en el que participaron una representación de estas asociaciones y agrupaciones: Médicos Sin Fronteras, Fundación Rosa Oriol, Fundación Sandra Ibarra, Asión, Fundación Padre Garralda, Cocina Económica de Santander, Carumanda, Agrupación de Familiares pro exhumación de republicanos del Valle de los Caídos, Red contra la Corrupción, Aserfavite, Plataforma de Afectados por la Hipoteca y Fundación Iris. Todas ellas recibieron las cantidades libres de impuestos.
La segunda temporada repetirá la formula solidaria de recaudación de fondos para las ONG elegidas por los nuevos viajeros con nuevas variaciones que acercarán la posibilidad de quedarse con el chester y colaborar con una buena causa a todos los espectadores.
En su primera temporada, el espacio de conversaciones y charlas distendidas presentado por Risto Mejide ha situado su cuota de pantalla en un 7,2% y 1.484.000 espectadores. La cifra se incrementa en 1,2 puntos, hasta el 8,4%, si se atiende al target comercial, el segmento más demandado por los anunciantes. Viajando con Chester además despunta entre los jóvenes de 16 a 34 años, incrementando su cuota hasta el 9,1% de share, superando igualmente su audiencia entre los espectadores de 35-54 años (7,8%) y los de 55-65 (7,3%).