Sanidad renuncia a prohibir los anuncios de prostitución en los periódicos

Anuncios contactosmediaset.es

.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad va a "negociar" con los medios de comunicación la elaboración de códigos de autorregulación tendentes a la eliminación de los anuncios de contactos en línea con una de las medidas que contempla el II Plan Integral contra la Trata de Mujeres y Niñas con fines de explotación sexual difundido el 23 de septiembre. El documento establece entre sus actuaciones a emprender en materia de sensibilización, la "promoción de la suscripción de códigos de autorregulación que favorezcan la eliminación de anuncios de contacto en los medios de comunicación e impulso de una comisión para el estudio de fórmulas tendentes a su eliminación".
Conforme detalla el texto, fue recomendación tanto del Foro Social contra la Trata como de las comunidades autónomas "el abordaje de la demanda y en la regulación y control de los anuncios de comercio sexual en prensa escrita e internet". Para la prensa, se ha apostado por la regulación interna.
Según explican desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, se trata de sentarse a "negociar" con los propios medios de comunicación las posibles alternativas, pero trabajando "siempre en colaboración" con ellos y sin imponer ninguna fórmula concreta.
Esta posición ha despertado críticas en el PSOE, donde consideran que el Ejecutivo ha sido "poco valiente" en este asunto. La portavoz de Igualdad en el Congreso, Ángeles Álvarez, incide en que el PP contaría con el apoyo de los socialistas, entre otros, si decidiera prohibir los anuncios de contactos o condicionar la publicidad institucional a su desaparición y, sin embargo, ha optado por una autorregulación, fallida en el pasado.
En paralelo, el plan se compromete a "velar, a través del Observatorio de la Imagen de la Mujer, por la eliminación de imágenes estereotipadas y contenidos sexistas en la publicidad, las noticias y la programación de los medios de comunicación que justifiquen, banalicen o inciten a la violencia contra la mujer; en particular, en relación con la incidencia de la demanda de servicios sexuales en la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual".
Junto a los códigos de autorregulación, figuran para los medios otras medidas como el "fomento de la formación y la información a profesionales de la radio y la televisión, de grupos de comunicación y de productoras de cine y televisión, en materia de trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, con el fin de promover un enfoque adecuado sobre esta realidad, el respeto a la imagen de las mujeres y la dignidad de las víctimas".
En la misma línea, se prevé incluir la trata en el manual de recomendaciones para el adecuado tratamiento informativo de la violencia contra la mujer, colaborar en la "planificación, organización y ejecución de las actuaciones de concienciación que se pongan en marcha en medios de radio y televisión" e impulsar un "código de buenas prácticas" para que esta realidad no sea tratada "solamente como un suceso".
También hay compromisos tendentes a la desaparición de la publicidad de comercio sexual en otros soportes. En el caso de los folletos o las octavillas, el Plan del Ejecutivo contempla proponer "medidas en el ámbito local para favorecer su eliminación", habida cuenta de que este tipo de anuncios son "de fácil acceso a la población en general" y se requiere "especial atención a la protección de la infancia y la adolescencia".
Para la Red, incluye la "propuesta de actuaciones para limitar la utilización de internet como plataforma publicitaria del comercio sexual", al tiempo que se contempla emprender medidas de sensibilización dirigidas a la población joven sobre la trata con fines de explotación sexual "y su vinculación con la prostitución, a través de las redes sociales".