Carlos Herrera, a La Sexta: "Si alguien quiere una guerra, si me disparan, disparo"

Carlos Herreramediaset.es

.

Carlos Herrera se fue de Onda Cero "porque había terminado el contrato y un ciclo", y no por discrepancias con la línea editorial de La Sexta, otra división de Atresmedia. Porque, aunque reconoce que no comparte la esencia de esta cadena de televisión, no le "compete". "No tengo nada que decir sobre su línea editorial", respondió Herrera a preguntas de un asistente a la conferencia organizada por Nueva Economía Fórum con motivo de su incorporación a partir del mes de septiembre como conductor de las mañanas de la Cope. Nada que decir, pero de inmediato añadió que "el sectarismo es mal compañero de viaje". Sobre la posibilidad de que programas de La Sexta como El intermedio vayan a atacarle, ahora que no está bajo el paraguas de Atresmedia, ha advertido: "Colmillos tenemos todo, y si alguien quiere que esto sea una guerra de tiroteo yugoslavo... Nunca desenfundo el primero, pero si me disparan, yo disparo". Aunque se declaró católico practicante y va a estar vinculado a la cadena de radio de la Conferencia Episcopal, que nadie espere que ponga la otra mejilla.
Tras sobreponerse a la presentación del consejero delegado de la Cope, Fernando Giménez Barriocanal -que le llamó "gladiador de las ondas", "conciencia de la radio" y "la voz del pueblo"-, Herrera explicó las razones de su cambio de cadena: "Acabé contrato y consideré que había acabado un ciclo donde había hecho un trabajo ciertamente satisfactorio para todos; tenía ganas de explorar algún desafío nuevo que me permitiera seguir creciendo en los últimos compases de mi carrera". A su juicio, la Cope le ha ofrecido "el plan estratégico más moderno" de todos los que conoce y con él se ve en condiciones de ir "a por todo" y "a por el diez", que es "el liderazgo de audiencia" ofreciendo a los oyentes una radio hecha "de periodismo, serenidad, estabilidad y conciliación".
Herrera aseguró que ha fichado por la Cope por las ganas de afrontar un "nuevo desafío" profesional y no por el dinero, porque "las condiciones y las cifras del contrato son prácticamente calcadas" a las que tenía en Onda Cero, y no las "disparatadas" cantidades -"lo que medio equipo de la NBA"- que se han publicado en algunos medios.
"La particularidad que tiene es que yo no cobro un dinero fijo elevado pase lo que pase; cobro en función de resultados. Tengo un sueldo base muy agradable con el que no me moriré de hambre, pero yo solo gano dinero si mi empresa gana mucho dinero". Herrera también quiso precisar que el dinero que va a recibir de la Cope proviene de los anunciantes "y no lo paga la Iglesia ni el que marca la X" en la declaración del IRPF.
Preguntado por si los obispos le han pedido que se modere en su lenguaje y en su gusto por lo escatológico en su nuevo programa de las mañanas en COPE, el periodista ha reconocido que el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, le ha permitido la licencia de decir alguna "picaronada". 'Hijo mío, por Dios, lo que sea necesario'", respondió el prelado.
En relación con los colaboradores que tendrá en la Cope, afirmó que le gustaría llevarse con él a tertulianos de su etapa en Onda Cero como Nicolás Redondo, José María Fidalgo o Ramón Tamames, pero pretende contar sobre todo con gente de la casa de Cope y que han hecho un buen trabajo con sus predecesores, Ángel Expósito y Javi Nieves.
Preguntado por los pactos de PSOE con Podemos, Herrera considera que los socialistas han hecho "una cosa muy peligrosa". Y sobre su líder, Mientras, Pedro Sánchez, ha indicado que viene "para quedarse" pero considera que sus decisiones estratégicas hasta el momento "no han sido acertadas".
Herrera ha dicho que ya ha pedido una entrevista con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y que también sometería a un cuestionario al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, aunque reconoce que no sabe muy bien "qué es Ciudadanos". "Todo es 'queremos el bien y odiamos el mal', pero dígame cosas concretas", ha pedido.
Finalmente, preguntado por si le propusieron ser alcalde de Sevilla, Herrera ha admitido que hubo "alguna conversación informal" de "barra de bar" con el popular Javier Arenas.