Carrie vuelve con 'Divorce' una década después de 'Sexo en Nueva York'

.

Con casi 60 series y películas a sus espaldas, el nuevo proyecto de Sarah Jessica Parker es Divorce, comedia que narra en HBO el proceso de separación de un matrimonio que ha perdido la chispa. Para presumir ante sus fans de su próximo papel, la actriz ha compartido el primer tráiler de la ficción.
A través de su cuenta oficial de Instagram, Parker ha lanzado el primer avance de Divorce al mismo tiempo que ha comentado: "Llevo mucho tiempo esperando este momento. Y es muy emocionante que mis amigos de HBO me hayan permitido compartir con vosotros este primer adelanto de #DivorceHBO".
En Divorce, la actriz que saltó a la fama como Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York en la misma cadena, encarna a Frances, una mujer que le pide el divorcio a su marido. Robert (Thomas Haden Church), que no se lo espera, hará todo lo posible por impedirlo, pero finalmente deberá enfrentarse al hecho de que su mujer ya no quiere vivir con él.
La pareja lleva bastante sin pasar por su mejor momento, algo que el vídeo deja muy claro al mostrar cómo se intercambian cortes de manga a diestro y siniestro. Sin embargo, el personaje de Parker hará todo lo posible por conservar la amistad con su excompañero. Así, protagoniza una escena con su esposo en la que le asegura: "Esto es lo mejor que nos podría haber pasado en mucho tiempo. Ahora podemos centrarnos en volver a llevarnos bien".
Sharon Horgan (Castastrophe) produce Divorce, una comedia de tan solo 10 episodios de media hora de duración en la que participan actrices como Molly Shannon y Talia Balsam.
Tras finalizar Sexo en Nueva York en 2004, Sarah Jessica Parker protagonizó varias comedias románticas, además de volver a encarnar dos veces a Carrie Bradshaw en las películas que sucedieron a la aclamada serie.
La última vez que Parker se dejó ver en televisión fue en la serie musical Glee, donde daba vida a Isabelle, la editora de la versión digital de Vogue Nueva York.
También grabó un piloto de la serie Busted, un thriller basado en la historia real de las periodistas Ruderman y Laker, que dirigieron una investigación que reveló un escándalo policial en Filadelfia. Por último, el pasado febrero estrenó All roads leads to Rome en los cines.