"Tenemos material como para siete temporadas más" de 'The walking dead'

Nicotero, 'The walking dead'mediaset.es

.

Que The walking dead es un fenómeno de masas allí donde se emite no es nada nuevo. Es de suponer, también, que sus protagonistas levantan pasiones y los fans de la serie se cuentan por miles. Por eso el evento para seguidores organizado en Madrid por Fox -que emite los ocho últimos episodios de la sexta temporada los lunes a las 22.20- congregó a hordas de seguidores enfervorecidos en Callao dispuestos a ver en persona al showrunner y responsable de maquillaje y efectos especiales, Greg Nicotero -que también dirige capítulos de esta temporada- y a Michael Cudlitz (Abraham, en la serie), Josh McDermitt (Eugene) y Ross Marquand (Aaron).
Los cuatro coinciden en que queda "lo mejor" de la temporada por ver, que vendrán capítulos que darán que hablar y que los personajes evolucionarán mucho más para volverse "un poco más humanos". "Las tramas ahora van a coincidir un poco más con los cómics, ya lo estamos viendo, y eso implicará que los personajes también. Veremos más humanidad, más amor, más sexo, más relaciones interpersonales, porque eso es lo que hay en una situación así, y es algo que anteriormente se ha visto menos en la serie", explica Cudlitz.
¿Y violencia? "Sí, obviamente". La respuesta de Cudlitz es contundente. "Nuestro universo es cada vez más violento, más peligroso, en el que hay muchas amenazas y no solo de los caminantes, también de humanos", explica. "Pero la nuestra no es una violencia gratuita, es para explicar que el mundo donde vivimos es brutal", dice Marquand. "Otras series , como Juego de tronos, son mucho más violentas que la nuestra", tercia Nicotero. Coincide así con su colega Michael Hirst, padre de Vikingos, quien recientemente también señalaba a la ficción basada en los libros de George R. R. Martin como la que tira más gratuitamente de agresividad y sexo.
Michael Cudlitz, 'The walking dead'
Personaje de Michael Cudlitz en 'The walking dead'
El mundo posapocalíptico de TWD es tan brutal y violento que tanto Michael como Josh han tenido la suerte de haber sobrevivido la marca de los 35 episodios, esa en la que los guionistas de The walking dead parecen hartarse de los personajes principales y acabar, de mejor o peor forma, con ellos. "La verdad es que tenemos mucha suerte de seguir vivos", reconoce Josh. "Todos sabemos, cuando llegamos a esta serie, que en algún momento vamos a morir. Así que lo mejor sería tener una muerte espectacular, pero en cualquier caso procuramos no obsesionarnos con eso", reconoce Michael, cuyo personaje ha estado al borde de la muerte un par de veces en las dos últimas temporadas.
Josh Mcdermitt, 'The walking dead'
Personaje de Josh Mcdermitt en 'The walking dead'
Y no precisamente a mano de zombis, que en esta segunda parte de la sexta temporada volverán a no ser los más temidos enemigos de los habitantes del Alejandría. Pero los muertos vivientes sí son, al menos para su creador, una obra de arte.
"Me encantan mis zombis. Cada vez que entra un figurante en mi tráiler para mí es un lienzo en blanco, una obra de arte individual a la que mi equipo y yo nos entregamos", explica Nicotero. Por sus manos pasaron los 1.300 muertos vivientes que arrasaron Alejandría en el primer capítulo de esta media temporada. "Tengo fotos de cada uno de ellos, siempre hago fotos a cada caminante porque todos son algo especial para mi. Ese capítulo fue especial, porque fueron nueve días de intenso rodaje para un solo capítulo, con muchísimos figurantes y miles de horas de maquillaje y vestuario, pero el hecho de que transcurriera de noche nos ayudó un poco. Por un lado, fue volver a los zombis clásicos, en los que nunca sabes lo que va a salir de detrás de un arbusto, y por otro... bueno, digamos que el que haya menos luz ayuda", explica.
Ross Marquand, 'The walking dead'
Personaje de Ross Marquand en 'The walking dead'
En lo que queda de temporada, veremos alguno de sus "tributos", esos zombis a los que caracteriza como algunos de los grandes clásicos que le fascinan desde pequeño. "El comienzo del capítulo 12 de esta temporada es un tributo del que estoy muy orgulloso. Pero no puedo decir más", sonríe.
Una temporada en la que seguiremos viendo que los muertos vivientes son cada vez más repugnantes, "pero no más inteligentes". "Es verdad que visualmente han evolucionado un poco desde las primeras temporadas. Antes eran más burdos, capaces de menos cosas, y el maquillaje y vestuario más discreto. Ahora podemos jugar un poco más con ellos. Pero tenemos muy claro que nuestros muertos no van a aprender, no son inteligentes. Pero son hermosos... a mi manera, claro", explica.
En esa evolución post apocalíptica ha habido lugar para que en el universo zombi entrara casi de todo. Niños, abuelos... e incluso gordos. "Es cierto que hasta ahora no se ha visto casi ningún muerto viviente gordo. Pero haberlos los hay, haremos que se vean más".
Nicotero seguirá creando centenares de "hermosos muertos vivientes" para seguir poblando el universo The walking dead mientras pueda. "Tenemos material como para siete temporadas más", explica a los que preguntan si la serie terminará abruptamente más pronto que tarde. Y para los fans, tranquilos. Todos los actores tienen claro que su personaje "puede morir en cualquier momento", pero todos parecen intuir que ni Rick (Andrew Lincoln) ni Carl (Chandler Riggs) están incluidos en ese "todos los actores".
"Sus personajes cambiarán mucho esta temporada. Rick se hará más humano, se ha dado cuenta de que estaba equivocado y ahora cree que tiene un futuro más allá de un día, unas horas por delante. Y Carl será más duro, más hombre, pero también más humano", resume Michael. "El final de la sexta temporada se trata de reconstruir la sociedad, de tener esperanza... pero eso implicará para el grupo tomar decisiones difíciles", tercia.