Adiós a los cotilleos en el Upper East Side

.