'Anclados' despide la primera temporada con Chenoa a bordo

.

Después de pasar el mejor medio verano entero de su vida siendo el guardaespaldas de su adorada Chenoa, Campillo (Fernando Gil) enloquecerá al volver a ver a su musa a bordo del Ancla II en el cameo que la artista mallorquina protagoniza en el capítulo final de la primera temporada de Anclados, que Telecinco emite el lunes 13 de julio en prime time.
En el episodio titulado El diario de Che-Noah, Chenoa aparecerá en la lista de pasajeros del crucero y la tripulación del buque intentará ocultárselo a toda costa al jefe de seguridad. Sin embargo, Campillo se dará cuenta de que sus compañeros se traen algo entre manos y gracias a sus grandes dotes detectivescas descubrirá que se trata de la visita de la artista, lo que le hará entusiasmarse pensando que va a estar otra vez con ella.
"Al Ancla II llego porque estoy agobiada de tanto trabajo y para relajarme decido embarcarme en un crucero, precisamente, el único lugar en el mundo donde menos voy a encontrar ese descanso que necesito", ha detallado Chenoa sobre el papel que encarna en Anclados, al tiempo que ha mostrado su agradecimiento por haber tenido la oportunidad de intervenir en la comedia: "Me encanta la serie y me ha hecho muchísima ilusión poder participar en ella. La experiencia ha sido muy buena porque el equipo tiene una energía fabulosa. Se agradece mucho trabajar con gente que es tan positiva y tiene tanta ilusión en todo lo que hace. Estoy encantada de haber embarcado en Anclados".
Sobre que un personaje de la serie sea tan fan suyo, la artista ha señalado que le "ha hecho muchísima ilusión". "A Campillo, por supuesto, le adoro con todo mi corazón. Es mi mayor fan y ese cariño es recíproco. Aunque también me gusta mucho el personaje de Marga (Miren Ibarguren), la directora del crucero", ha reconocido.
Anclados
En el desenlace de la primera temporada de la serie, el Ancla II organizará unas Jornadas Gay. Entre los asistentes al evento se encuentra Fátima, una mujer a quien Gabriel (Alfonso Lara, el capitán) conoció hace tiempo cuando se llamaba Pepe. Los encantos de esta nueva pasajera no pasarán desapercibidos ni para Mariano (Joaquín Reyes) ni para el capitán del barco, que no le quitará el ojo de encima a pesar de que le cuesta creer que su viejo amigo es quien está dentro de un cuerpo tan exuberante y femenino.
Anclados
Paralelamente, Gabriel está convencido de que el premio gordo de 100.000 euros de las máquinas tragaperras del buque está a punto de tocar y Marga quiere aprovechar el hito para sacar al barco de la crisis económica en la que se encuentra. Para ello, la directora ideará un plan con la tripulación para llevarse el premio, que consiste en jugarse 10.000 euros sin parar hasta que toque el ansiado premio. Sin embargo, tras pasar toda la noche en las máquinas éste se resiste a salir hasta que Palmira (Rossy de Palma) prueba suerte con un último euro que se encuentra en uno de sus bolsillos.
Anclados
Por último, Raimundo (Miki Esparbé) tendrá un desafortunado encuentro con Natalia (Úrsula Corberó) en el que la joven se lesionará. Realmente no se trata de nada grave, pero ella exagerará para que el camarero del barco, por el que cada vez siente más atracción, se sienta culpable y esté más cerca de ella.
Anclados
La serie realizada en colaboración con Globomedia, que ha renovado por una segunda temporada, ha sido líder absoluta de su franja de emisión cada lunes (a falta de su última entrega) con un promedio del 19,3% de share y casi 3,5 millones de espectadores, con 7,5 puntos de ventaja y 1,3 millones de seguidores sobre Antena 3 (11,8% y 2.136.000).
Anclados
Además, incrementa su cuota en casi dos puntos en el target comercial (21,1%), aumentando la ventaja sobre su competidor en este segmento hasta los 6,1 puntos y es lo más visto por el público de todas las edades, con destacado seguimiento entre los jóvenes de 25 a 34 años (27,6%). Por ámbitos geográficos también muestra un extraordinario rendimiento al liderar 13 de los 14 mercados.
En su estreno multicanal el 25 de mayo, Anclados marcó un hito de audiencias al registrar el mejor arranque de una comedia en Telecinco desde Aída (2005), con un 27,3% de share y 5.144.000 espectadores.