Rossy de Palma: "Me gustaría seguir en 'Anclados"

Rossy-Mirenmediaset.es

.

Cómo Rossy de Palma no va a tener más que buenas palabras para las asistentas. Ahora ella lo es por partida triple. Es la jefa de limpiadoras del Ancla II, el barco donde conviven los alocados tripulantes de la comedia del prime time de los lunes de Telecinco; es una asistenta en Silencio, la película que rueda Pedro Almodóvar, y lo mismo en No molestar, comedia francesa protagonizada por Christian Clavier (Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, Los visitantes) y dirigida por Patrice Leconte (El marido de la peluquera) que se estrena en España el 26 de junio. El siguiente proyecto profesional la lleva a Francia a interpretar el mismo tipo de personaje.
Ahora, vuelve a coincidir con una vieja amiga. En el quinto capítulo de Anclados, que Telecinco emite el 22 de junio, su personaje, Palmira, se reecuentra con Jacinta (Loles León), la única persona a bordo del barco que conoce la verdadera identidad de la chanchullera limpiadora.
En No molestar interpreta a una asistenta del hogar a la que le gusta molestar un poco...
No (ríe), a ella no le gusta molestar, la culpa es del otro que no quiere que le moleste nadie. La película tiene una moraleja muy interesante, es muy divertida y Christian Clavier es un cómico excepcional y maravilloso. Te ríes muchísimo, está muy bien escrita. Te enseña que como tenemos vidas estresantes no hay tiempo para lo esencial. Hay momentos excepcionales que hay que vivir y que no se viven.
¿Qué fue lo que le atrajo de esta película?
Que el director me llamase fue un honor, porque es un maestro del cine. Cuando estuve allí y trabajé con Christian Clavier me lo pasé maravillosamente.
Su personaje suelta frases en español. ¿Fue idea suya?
Cuando leí el guion sabía que iba a farfullar un montón. Es la única que está centrada en toda la película. Nada más leer el guion lo sabía, que iba a poder liberarse hablando español delante de ellos, que no la entienden. Al director le encantó. De hecho cuando fui a doblar pequeñas cosas que no estaban bien me hizo hacer más todavía. Los franceses que no entienden lo que yo digo se mean viéndola.
¿Se siente agradecida tanto a Francia como al cine francés?
Sí, me siento agradecida a todas las personas con las que trabajo y a los proyectos. Da igual si son de Francia o de Italia. Me siento agradecida al mundo del arte y al mundo profesional en el que me desarrollo. Es un universo para celebrar las cosas en el que no hay injusticias ni guerras.
Decía que la película demuestra que no paramos a disfrutar de las pequeñas cosas. ¿Le cuesta sacar tiempo para sí misma?
Me cuesta muchísimo sacar tiempo para mí. Tengo muchos frentes abiertos porque me gustan muchas cosas diferentes. Hago teatro, música y cine. Se me ponen celosas unas aficiones de las otras. Siempre he cosido y he hecho tocados, vestuario o escultura; esa parte está enfadada porque no le dedico tiempo. A veces me pongo triste porque necesito hacer las cosas que me gustan para estar sana. Necesito ponerme a pintar una acuarela o a hacer una escultura; si no, me entristezco.
Rossy-Loles
También la vemos de limpiadora en Anclados, ¿se ve cómoda en este tipo de papeles?
En la película de Pedro también soy asistenta (ríe), y tengo otro proyecto importante en Francia en el que también lo seré. Me siento comodísima, olé las limpiadoras, para mí son unas heroínas. Cuando grabamos Anclados están allí las verdaderas limpiadoras y me pego muchas charlas con ellas. Me tratan como una compañera y me lo paso muy bien con ellas. Para mí son mujeres heroínas porque todas están muy bien de la cabeza, como mis personajes.
¿Qué significa para usted haber vuelto a la televisión?
No soy muy de televisión. Teatro y cine, lo que me echen. En televisión he hecho pocas cosas porque me deprimía mucho llegar de noche a un sitio y salir de noche. Toda esa intensidad. Es la primera vez que trabajo con Globomedia. Lo tienen todo tan bien engranado que es una gozada. El ambiente con los directores y con todos es extraordinario. Con los compañeros nos llevamos muy bien. Hace que sea un placer trabajar allí. Me gustaría seguir porque está haciendo buenos datos de audiencia y espero que se mantenga.
¿Cómo va el rodaje de Silencio con Pedro Almodóvar?
He hecho ya dos días en las Rías Altas gallegas. Hay unos paisajes y unos lugares preciosos. Además la gente es muy hospitalaria. Pedro está feliz. Lo he pasado genial con (los protagonistas) Adriana Ugarte y Daniel Grao. Mi personaje me gusta muchísimo, aunque es antipática y seca. Pero tengo una transformación física muy interesante. Me ha encantado.
¿Qué proyectos tiene ahora?
Tengo muchos proyectos. Proyectos musicales muy interesantes. Y quiero traer al teatro de Madrid (el recital) Resilienza d'amore. También he firmado la ópera Tres peniques para el próximo año. Tengo películas para estrenar también. Es todo un no parar.
¿No tiene tiempo para vacaciones?
Voy a coger unos diez días. No creo mucho en las vacaciones, porque siempre tengo muchas cosas que hacer. Diez días sí que sacaré.
Ahora que sus hijos son más mayores, ¿alguno apunta maneras para seguir sus pasos?
Mis dos hijos son muy interesantes pero todavía es pronto para saber si seguirán mis pasos. Tienen muchas capacidades artísticas que les gustan.
¿Le gustaría?
A mí me gustaría que fuesen felices. Lo importante es trabajar en algo que te guste, porque el trabajo ya es duro de por sí. Les aconsejo que hagan aquello que les guste y les apasione para que lo lleven mucho mejor.